Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.2.6

Texto

tām evāvidūre madhukarīm iva sumanasa upajighrantīṁ divija-manuja-mano-nayanāhlāda-dughair gati-vihāra-vrīḍā-vinayāvaloka-susvarākṣarāvayavair manasi nṛṇāṁ kusumāyudhasya vidadhatīṁ vivaraṁ nija-mukha-vigalitāmṛtāsava-sahāsa-bhāṣaṇāmoda-madāndha-madhukara-nikaroparodhena druta-pada-vinyāsena valgu-spandana-stana-kalaśa-kabara-bhāra-raśanāṁ devīṁ tad-avalokanena vivṛtāvasarasya bhagavato makara-dhvajasya vaśam upanīto jaḍavad iti hovāca.

Palabra por palabra

tām—a ella; eva—ciertamente; avidūre—cercana; madhukarīm iva—como una abeja; sumanasaḥ—flores hermosas;upajighrantīm—oler; divi-ja—de los nacidos en los planetas celestiales; manu-ja—de los que han nacido en la sociedad humana; manaḥ—mente; nayana—para los ojos; āhlāda—placer; dughaiḥ—producir; gati—con su movimiento; vihāra—con sus pasatiempos; vrīḍā—con su timidez; vinaya—con su humildad; avaloka—con sus miradas; su-svara-akṣara—con su dulce voz; avayavaiḥ—y con los miembros de su cuerpo; manasi—en la mente; nṛṇām—de hombres; kusuma-āyudhasya—de Cupido, que tiene en la mano una flecha de flores; vidadhatīm—hacer; vivaram—recepción auditiva; nija-mukha—de su propia boca; vigalita—verter; amṛta-āsava—néctar como miel; sa-hāsa—en su sonrisa; bhāṣaṇa—y hablar; āmoda—por el placer; mada-andha—cegadas de embriaguez; madhukara—de abejas; nikara—por grupos;uparodhena—debido a estar rodeada; druta—rápidos; pada—de pies; vinyāsena—con pasos garbosos; valgu—un poco;spandana—moviendo; stana—senos; kalaśa—como cántaros de agua; kabara—de sus trenzas; bhāra—peso; raśanām—el cinturón sobre sus caderas; devīm—la diosa; tat-avalokanena—con solo verla; vivṛta-avasarasya—aprovechando la oportunidad de; bhagavataḥ—del muy poderoso; makara-dhvajasya—de Cupido; vaśam—bajo el control; upanītaḥ—llevado a; jaḍa-vat—como estupefacto; iti—así; ha—ciertamente; uvāca—dijo.

Traducción

Como una abeja, la apsarā iba oliendo las flores, hermosas y atractivas. Con la gracia de sus movimientos, su timidez, su humildad, sus miradas, los muy agradables sonidos que emanaban de su boca al hablar, y el movimiento de sus miembros, podía atraer las mentes y la vista tanto de los humanos como de los semidioses. Con todas esas cualidades, abría a Cupido, que lleva una flecha de flores, un sendero para entrar en las mentes de los hombres a través de la recepción auditiva. Cuando hablaba, de su boca parecía salir néctar. Las abejas, enloquecidas con el sabor de su aliento, revoloteaban en torno a sus hermosos ojos de loto. Ella, ante esa molestia, trataba de moverse rápidamente, pero al levantar los pies dándose prisa, sus cabellos, el cinturón que rodeaba sus caderas, y sus senos, que eran como cántaros de agua, también se movían; todo ello le daba un aspecto extraordinariamente hermoso y atractivo. Verdaderamente, parecía estar abriendo un camino para la entrada de Cupido, que es muy poderoso. El príncipe, fascinado por completo al verla, le habló con las siguientes palabras.

Significado

Este hermoso pasaje es una cuidadosa descripción de cómo los movimientos y gestos de la mujer, junto con su cabello y la estructura de sus senos, sus caderas y las demás partes de su cuerpo, atraen las mentes, no solo de los hombres, sino también de los semidioses. Las palabras divija y manuja subrayan específicamente que el atractivo de los gestos femeninos es poderoso en todo el mundo material, tanto en este planeta como en los sistemas planetarios superiores. Se dice que el nivel de vida en los sistemas planetarios superiores es miles y miles de veces más elevado que el de este planeta. Por lo tanto, los hermosos rasgos corporales de las mujeres de aquellos planetas también son miles y miles de veces más atractivos que los de las mujeres de la Tierra. El creador ha construido a la mujer de tal manera que su hermosa voz, sus movimientos y el hermoso aspecto de sus caderas, de sus senos y de las demás partes de su cuerpo atraen a los miembros del sexo opuesto, tanto en la Tierra como en los demás planetas, y despiertan sus deseos de disfrute. Quien cae bajo el control de Cupido, o de la belleza de las mujeres, vive en un estado tan inconsciente como las piedras. Cautivado por los movimientos materiales de las mujeres, desea permanecer en el mundo material. De ese modo, simplemente por contemplar la hermosa estructura y los movimientos del cuerpo de las mujeres, ve impedida su elevación al mundo espiritual. Por esa razón, Śrī Caitanya Mahāprabhu ha advertido a todos los devotos para que sean conscientes del atractivo de las mujeres hermosas y de la civilización materialista. Śrī Caitanya Mahāprabhu llegó incluso a negarse a ver a Pratāparudra Mahārājaporque era una persona muy opulenta del mundo material. A este respecto, el Señor Caitanya dijo: niṣkiñcanasya bhagavad-bhajanonmukhasya: Los que están ocupados en el servicio devocional del Señor, debido a que desean sinceramente regresar al hogar, de vuelta a Dios, deben ser muy cuidadosos en evitar contemplar los hermosos gestos de las mujeres, y también deben evitar ver a las personas muy ricas.

niṣkiñcanasya bhagavad-bhajanonmukhasya
pāraṁ paraṁ jigamiṣor bhava-sāgarasya
sandarśanaṁ viṣayiṇām atha yoṣitāṁ ca
hā hanta hanta viṣa-bhakṣaṇato ’py asādhu

«¡Ay!, para la persona que desea sinceramente atravesar el océano material y ocuparse en el servicio amoroso trascendental del Señor sin motivaciones materiales, ver a un materialista dedicado a la complacencia de los sentidos, o ver a una mujer con esos mismos intereses, es tan abominable como beber veneno voluntariamente». (Caitanya-caritāmṛta, Madhya 11.8). La persona que desea sinceramente regresar al hogar, de vuelta a Dios, no debe contemplar los atractivos rasgos de las mujeres, ni la opulencia de los ricos. Esa contemplación le impedirá avanzar en la vida espiritual. Sin embargo, cuando el devoto está fijo en el estado de conciencia de Kṛṣṇa, esa atracción no agitará su mente.