Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.9.17

Texto

iti teṣāṁ vṛṣalānāṁ rajas-tamaḥ-prakṛtīnāṁ dhana-mada-raja-utsikta-manasāṁ bhagavat-kalā-vīra-kulaṁ kadarthī-kṛtyotpathena svairaṁ viharatāṁ hiṁsā-vihārāṇāṁ karmāti-dāruṇaṁ yad brahma-bhūtasya sākṣād brahmarṣi-sutasya nirvairasya sarva-bhūta-suhṛdaḥ sūnāyām apy ananumatam ālambhanaṁ tad upalabhya brahma-tejasāti-durviṣaheṇa dandahyamānena vapuṣā sahasoccacāṭa saiva devī bhadra-kālī.

Palabra por palabra

iti—así; teṣām—de ellos; vṛṣalānām—los śūdras, que destruyen todos los principios religiosos; rajaḥ—bajo la influencia de la pasión; tamaḥ—bajo la influencia de la ignorancia; prakṛtīnām—de naturaleza; dhana-mada—en forma de intenso deseo de riquezas materiales; rajaḥ—por la pasión; utsikta—engreídos; manasām—cuyas mentes; bhagavat-kalā—una expansión de la expansión plenaria de la Suprema Personalidad de Dios; vīra-kulam—el grupo de personalidades elevadas (los brāhmaṇas); kat-arthī-kṛtya—faltando al respeto; utpathena—siguiendo un sendero equivocado; svairam—independientemente; viharatām—que avanzan; hiṁsā-vihārāṇām—cuya ocupación es ser violentos con los demás; karma—la actividad; ati-dāruṇam—muy temible; yat—lo que; brahma-bhūtasya—de una persona autorrealizada nacida en una familia de brāhmaṇas; sākṣāt—directamente; brahma-ṛṣi-sutasya—del hijo de un brāhmaṇa de conciencia espiritual excelsa; nirvairasya—que no tenía enemigos; sarva-bhūta-suhṛdaḥ—el bienqueriente de todos los demás; sūnāyām—en el último momento; api—incluso; ananumatam—sin la aprobación de la ley; ālambhanam—contra el deseo del Señor; tat—eso; upalabhya—percibir; brahma-tejasā—con la refulgencia de la felicidad espiritual; ati-durviṣaheṇa—que era demasiado brillante e insoportable; dandahyamānena—ardiente; vapuṣā—con un cuerpo físico; sahasā—de repente; uccacāṭa—rota (la deidad); sā—ella; eva—en verdad; devī—la diosa; bhadra-kālī—Bhadra Kālī.

Traducción

Todos aquellos ladrones y bandoleros que habían organizado la adoración de la diosa Kālī eran personas de mentalidad baja, y estaban controlados por las modalidades de la pasión y la ignorancia. Dominados por el deseo de volverse ricos, habían tenido la osadía de desobedecer los mandamientos de los Vedas, hasta el extremo de que se disponían a matar a Jaḍa Bharata, un alma autorrealizada que había nacido en una familia de brāhmaṇas. Llevados por la envidia, los ḍakaits le llevaron ante la diosa Kālī para sacrificarlo. En sus actividades, aquellas personas siempre se dejaban llevar por la envidia; por eso se atrevían a matar a Jaḍa Bharata, el mejor amigo de todas las entidades vivientes, que no era enemigo de nadie y siempre estaba absorto en meditar en la Suprema Personalidad de Dios. Incluso si se mostrara enemistoso o agresivo, era hijo de unbrāhmaṇa virtuoso, y por lo tanto estaba prohibido matarlo. En todo caso, no había ningún motivo para matar a Jaḍa Bharata, y la diosa Kālī no pudo tolerarlo. Inmediatamente se dio cuenta de que aquellos pecaminosos ḍakaits estaban a punto de matar a un gran devoto del Señor. De repente, el cuerpo de la deidad se partió en pedazos, y de su interior salió la diosa Kālī en persona. Su cuerpo ardía con una refulgencia de insoportable intensidad.

Significado

Según los mandamientos védicos, solo se puede matar a un agresor. Si alguien viene con intención de matarnos, inmediatamente podemos responder y matarle en defensa propia. También se explica que se puede matar a quien pretenda incendiar nuestra casa, o deshonrar o raptar a nuestra esposa. El Señor Rāmacandra mató a toda la familia de Rāvaṇa porque este había raptado a Su esposa, Sītādevī. Sin embargo, aparte de esas situaciones, los śāstras no aprueban el acto de matar. A quienes comen carne se les autoriza a matar animales como sacrificio para los semidioses, que son expansiones de la Suprema Personalidad de Dios. Se trata de un tipo de restricción que debe seguirse para comer carne. En otras palabras, en los Vedas hay ciertas reglas y regulaciones que limitan la matanza de animales. Si estudiamos esos puntos, vemos que no había ningún motivo para matar a Jaḍa Bharata, que había nacido en una familia de brāhmaṇas muy respetable y excelsa. Era un alma consciente de Dios y el bienqueriente de todos los seres vivos. Los Vedas no aprobaban en absoluto que aquellos bandidos matasen a Jaḍa Bharata. Por esa razón, la diosa Bhadra Kālī surgió de la deidad para brindar protección al devoto del Señor. Śrīla Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura explica que la deidad se partió debido a la refulgencia Brahman del gran devoto que era Jaḍa Bharata. Solo unos ḍakaits, bajo la influencia de la pasión y de la ignorancia, trastornados por la opulencia material, ofrecerían a un hombre en sacrificio a la diosa Kālī. Esto no lo aprueban los preceptos védicos. En la actualidad, podemos ver que por todo el mundo hay miles de mataderos, mantenidos por una población engreída y trastornada por la opulencia material. La escuela bhāgavata nunca da su aprobación a esas actividades.