Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.26.22

Texto

ye tv iha vai rājanyā rāja-puruṣā vā apākhaṇḍā dharma-setūn bhindanti te samparetya vaitaraṇyāṁ nipatanti bhinna-maryādās tasyāṁ niraya-parikhā-bhūtāyāṁ nadyāṁ yādo-gaṇair itas tato bhakṣyamāṇā ātmanā na viyujyamānāś cāsubhir uhyamānāḥ svāghena karma-pākam anusmaranto viṇ-mūtra-pūya-śoṇita-keśa-nakhāsthi-medo-māṁsa-vasā-vāhinyām upatapyante.

Palabra por palabra

ye—personas que; tu—pero; iha—en esta vida; vai—en verdad; rājanyāḥ—miembros de la familia real, o kṣatriyas; rāja-puruṣāḥ—ministros del gobierno; vā—o; apākhaṇḍāḥ—aunque nacidos en familias con responsabilidades; dharma-setūn—los límites de los principios religiosos prescritos; bhindanti—trasgreden; te—ellos; samparetya—después de morir; vaitaraṇyām—llamado Vaitaraṇī; nipatanti—caen; bhinna-maryādāḥ—que han roto los principios regulativos; tasyām—en ese; niraya-parikhā-bhūtāyām—el infierno en forma de foso; nadyām—en el río; yādaḥ-gaṇaiḥ—por feroces animales acuáticos; itaḥ tataḥ—aquí y allí; bhakṣyamāṇāḥ—ser comido; ātmanā—con el cuerpo; na—no; viyujyamānāḥ—separado; ca—y; asubhiḥ—los aires vitales; uhyamānāḥ—llevado; sva-aghena—por sus propias actividades pecaminosas; karma-pākam—el resultado de sus actividades impías; anusmarantaḥ—recordar; viṭ—de excremento; mūtra—orina; pūya—pus; śoṇita—sangre; keśa—pelo; nakha—uñas; asthi—huesos; medaḥ—médula; māṁsa—carne; vasā—grasa; vāhinyām—en el río; upatapyante—con aflicción y dolor.

Traducción

La persona que nace en una familia con responsabilidades —como por ejemplo un kṣatriya, un miembro de la realeza o un oficial del gobierno—, pero descuida la ejecución de sus deberes prescritos conforme a los principios religiosos, y debido a ello se degrada, en el momento de la muerte desciende al infernal río Vaitaraṇī. Ese río, que es un infierno en forma de foso, está lleno de animales acuáticos muy feroces. Tan pronto como el pecador es arrojado al río Vaitaraṇī, esos animales acuáticos comienzan a devorarle, pero debido a su vida extremadamente pecaminosa, no abandona el cuerpo; recuerda constantemente sus actividades pecaminosas y sufre lo indecible en ese río, que está lleno de excremento, orina, pus, sangre, pelo, uñas, huesos, médula, carne y grasa.