Skip to main content

CC Madhya-līlā 16.186

Texto

yan-nāmadheya-śravaṇānukīrtanād
yat-prahvaṇād yat-smaraṇād api kvacit
śvādo ’pi sadyaḥ savanāya kalpate
kutaḥ punas te bhagavan nu darśanāt

Palabra por palabra

yat—de quien; nāmadheya—del nombre; śravaṇa—de escuchar; anukīrtanāt—y de cantar a continuación; yat—a quien; prahvaṇāt—de ofrecer reverencias; yat—de quien; smaraṇāt—del simple hecho de recordar; api—también; kvacit—a veces; śva-adaḥ—un comedor de perros; api—incluso; sadyaḥ—inmediatamente; savanāya—para ejecutar sacrificios védicos; kalpate—se vuelve apto; kutaḥ—qué decir de; punaḥ—de nuevo; te—de Ti; bhagavan—¡oh, Suprema Personalidad de Dios!; nu—ciertamente; darśanāt—de ver.

Traducción

«“No diré nada del avance espiritual de quienes ven directamente a la Persona Suprema, pero incluso una persona nacida en una familia de comedores de perros adquiere inmediatamente las aptitudes necesarias para ejecutar sacrificios védicos si, aunque sea una sola vez, pronuncia el santo nombre de la Suprema Personalidad de Dios o canta acerca de Él, escucha Sus pasatiempos, Le ofrece reverencias o simplemente Le recuerda.”»

Significado

Esta cita pertenece al Śrīmad-Bhāgavatam (3.33.6). Conforme a este verso, la posición que una persona ocupa no es importante. Puede ser el más bajo entre los bajos, un caṇḍāla comedor de perros, pero, si adopta el proceso de escuchar y cantar el santo nombre del Señor, de inmediato adquiere la aptitud para ejecutar sacrificios védicos. Esto es especialmente cierto en la actual era de Kali.

harer nāma harer nāmaharer nāmaiva kevalam
kalau nāsty eva nāsty eva
nāsty eva gatir anyathā

(Bṛhan-nāradīya Purāṇa 38.126)

«En esta era de riñas e hipocresía, el único modo de alcanzar la liberación consiste en cantar el santo nombre del Señor. No hay otra manera. No hay otra manera. No hay otra manera». Una persona nacida en familia de brāhmaṇas no puede ejecutar sacrificios védicos mientras no está debidamente purificada y ha recibido el cordón sagrado. Sin embargo, conforme al verso actual del Śrī Caitanya-caritāmṛta (citado del Śrīmad-Bhāgavatam), se considera que incluso una persona de bajo nacimiento puede ejecutar de inmediato esos sacrificios si canta y escucha con sinceridad el santo nombre del Señor. A veces, la gente envidiosa pregunta cómo es posible que los europeos y americanos del movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa se hayan vuelto brāhmaṇas y ejecuten sacrificios. No saben que los europeos y los americanos ya se han purificado mediante el canto del santo nombre del Señor: Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare/ Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare. Ésa es la prueba. Śvādo pi sadyaḥ savanāya kalpate. Una persona puede que haya nacido en una familia de comedores de perros, pero el simple hecho de cantar el mahā-mantra Hare Kṛṣṇa le permite ejecutar sacrificios.

Aquellos que buscan defectos en los vaiṣṇavas occidentales deben meditar en estas palabras del Śrīmad-Bhāgavatam y en el comentario que, sobre este verso, hace Śrīla Jīva Gosvāmī. En relación con esto, Śrīla Jīva Gosvāmī ha explicado que para elevarse al nivel de brāhmaṇa es necesario esperar hasta purificarse y someterse a la ceremonia del cordón sagrado, pero que quien canta el santo nombre no tiene que esperar a la ceremonia del cordón sagrado. Nosotros no permitimos a los devotos ejecutar sacrificios mientras no están debidamente iniciados conforme a la ceremonia del cordón sagrado. Sin embargo, conforme a este verso, quien canta sin ofensas el santo nombre está ya capacitado para ejecutar una ceremonia de fuego, aunque no haya recibido la doble iniciación mediante la ceremonia del cordón sagrado. Ése es el veredicto que dio Devahūti, la madre del Señor Kapiladeva, cuando Él le instruía la filosofía sāṅkhya pura.