Skip to main content

CC Antya-līlā 15.76

Texto

kṛṣṇa-kara-pada-tala,koṭi-candra-suśītala,
jini’ karpūra-veṇā-mūla-candana
eka-bāra yāra sparśe,
smara-jvālā-viṣa nāśe,
yāra sparśe lubdha nārī-mana

Palabra por palabra

kṛṣṇa—del Señor Kṛṣṇa; kara-pada-tala—las palmas de las manos y las plantas de los pies; koṭi-candra—millones de millones de Lunas; su-śītala—refrescantes y placenteras; jini’—que superan; karpūra—el alcanfor; veṇā-mūla—las raíces de khasakhasa; candana—la pasta de madera de sándalo; eka-bāra—una vez; yāra—de las cuales; sparśe—por el contacto; smara-jvālā—el efecto abrasador del deseo lujurioso; viṣa—el veneno; nāśe—es vencido; yāra—del cual; sparśe—por el contacto; lubdha—seducida; nārī-mana—la mente de las mujeres.

Traducción

«El efecto refrescante del alcanfor, combinado con el frescor de las raíces de khasakhasa y la pasta de madera de sándalo, se ve superado por el frescor de las palmas de las manos y las plantas de los pies de Kṛṣṇa, que son más refrescantes y placenteras que millones de millones de Lunas. Su contacto, aun por una sola vez, seduce la mente de las mujeres, y de ese modo apaga de inmediato el ardiente veneno de los deseos lujuriosos que Kṛṣṇa les inspira.»