Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.23.2

Texto

śrī-balir uvāca
aho praṇāmāya kṛtaḥ samudyamaḥ
prapanna-bhaktārtha-vidhau samāhitaḥ
yal loka-pālais tvad-anugraho ’marair
alabdha-pūrvo ’pasade ’sure ’rpitaḥ

Palabra por palabra

śrī-baliḥ uvāca—Bali Mahārāja dijo; aho—¡ay!; praṇāmāya—de ofrecer respetuosas reverencias; kṛtaḥ—hice;samudyamaḥ—solo un intento; prapanna-bhakta-artha-vidhau—de los principios regulativos seguidos por devotos puros;samāhitaḥ—tiene la capacidad; yat—eso; loka-pālaiḥ—por los líderes de los planetas; tvat-anugrahaḥ—Tu misericordia sin causa; amaraiḥ—por los semidioses; alabdha-pūrvaḥ—no obtenida anteriormente; apasade—a una persona caída como yo; asure—perteneciente a la comunidad asuraarpitaḥ—dotado.

Traducción

Bali Mahārāja dijo: ¡Qué maravillosos efectos tiene el simple intento de ofrecerte respetuosas reverencias! Aunque solo traté de ofrecerte reverencias, obtuve el mismo resultado que los devotos puros. Ni siquiera los semidioses o los líderes de los planetas obtuvieron nunca la misericordia sin causa que me has concedido a mí, que soy un caído demonio.

Significado

Cuando Vāmanadeva apareció ante Bali Mahārāja, este inmediatamente quiso ofrecerle reverencias respetuosas, pero tuvo que contenerse debido a la presencia de Śukrācārya y otros demonios. Sin embargo, el Señor es tan misericordioso que, aunque Bali Mahārāja no llegó a ofrecerle reverencias, sino que solo trató de hacerlo mentalmente, la Suprema Personalidad de Dios le bendijo, y fue tan misericordioso con él que ni siquiera los semidioses podrían aspirar nunca a nada semejante. Como se confirma en el Bhagavad-gītā (2.40): svalpam apy asya dharmasya trāyate mahato bhayāt: «Un pequeño avance en esta senda puede protegernos del más peligroso tipo de temor». La Suprema Personalidad de Dios recibe el nombre de bhāva-grāhī janārdana, pues solo tiene en cuenta la esencia de la actitud del devoto. Si el devoto se entrega sinceramente a Él, el Señor, que es la Superalma en el corazón de todos, lo percibe de inmediato. Así, si un devoto es serio y sincero interiormente, el Señor acepta su servicio, aunque desde el punto de vista externo no esté plenamente consagrado a servirle. Así pues, el Señor recibe el nombre de bhāva-grāhī janārdana, porque acepta la esencia de la mentalidad devocional.