Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.12.22

Texto

tāṁ vīkṣya deva iti kanduka-līlayeṣad-
vrīḍāsphuṭa-smita-visṛṣṭa-kaṭākṣa-muṣṭaḥ
strī-prekṣaṇa-pratisamīkṣaṇa-vihvalātmā
nātmānam antika umāṁ sva-gaṇāṁś ca veda

Palabra por palabra

tām—a Ella; vīkṣya—al observar; devaḥ—el Señor Śambhu; iti—de ese modo; kanduka-līlayā—jugando con la pelota; īṣat—tímida; vrīḍā—con pudor; asphuṭa—no muy clara; smita—con una sonrisa; visṛṣṭa—enviadas; kaṭākṣa-muṣṭaḥ—vencido por las miradas; strī-prekṣaṇa—por mirar a aquella hermosa mujer;pratisamīkṣaṇa—y por ser el blanco constante de Sus miradas; vihvala-ātmā—cuya mente estaba agitada; na—no; ātmānam—él mismo; antike—(situados) cerca; umām—su esposa, madre Umā; sva-gaṇān ca—y sus acompañantes; veda—el Señor Śiva pudo entender.

Traducción

Mientras el Señor Śiva observaba a la hermosa mujer, que jugaba con la pelota, Ella a veces le lanzaba una mirada y una sonrisa tímida y pudorosa. Contemplando a la hermosa mujer, que, a Su vez, le miraba a él, el Señor Śiva se olvidó tanto de sí mismo como de Umā, su hermosísima esposa, así como de la proximidad de sus acompañantes.

Significado

El enredo material de este mundo consiste en que la mujer hermosa puede cautivar al hombre hermoso, y, viceversa, el hombre hermoso puede cautivar a la mujer hermosa. Ese es el proceso que se puso en marcha cuando el Señor Śiva contempló a la hermosa muchacha que jugaba a la pelota. En esas actividades predomina la influencia de Cupido. Ambas partes mueven las cejas y se miran el uno al otro; de esa forma, sus deseos lujuriosos aumentan cada vez más. El Señor Śiva y la hermosa mujer se ocuparon en esos intercambios de deseo lujurioso, a pesar de que el Señor Śiva tenía a su lado a Umā y a todo su séquito. Así es la atracción entre hombre y mujer en el mundo material. Al Señor Śiva se le consideraba por encima de toda esa atracción, pero cayó víctima del poder cautivador del Señor Viṣṇu. Ṛṣabhadeva explica la naturaleza de la atracción lujuriosa con las siguientes palabras:

puṁsaḥ striyā mithunī-bhāvam etaṁ
tayor mitho hṛdaya-granthim āhuḥ
ato gṛha-kṣetra-sutāpta-vittair
janasya moho ’yam ahaṁ mameti

«La atracción entre macho y hembra es el principio básico de la existencia material. A partir de ese concepto erróneo, que liga estrechamente los corazones del hombre y la mujer, se origina la atracción por el cuerpo, el hogar, las propiedades, los hijos, los parientes y las riquezas. De esta forma aumentan las ilusiones de la vida, y se ven las cosas desde el punto de vista de "yo y mío"» (Bhāg. 5.5.8). Cuando el hombre y la mujer intercambian sentimientos lujuriosos, ambos sucumben a esos sentimientos; de ese modo, se ven atados al mundo material de diversas formas.