Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 7.9.5

Texto

sva-pāda-mūle patitaṁ tam arbhakaṁ
vilokya devaḥ kṛpayā pariplutaḥ
utthāpya tac-chīrṣṇy adadhāt karāmbujaṁ
kālāhi-vitrasta-dhiyāṁ kṛtābhayam

Palabra por palabra

sva-pāda-mūle—a Sus pies de loto; patitam—postrado; tam—a él (a Prahlāda Mahārāja); arbhakam—que no era más que un niño pequeño; vilokya—viendo; devaḥ—el Señor Nṛsiṁhadeva; kṛpayā—por Su misericordia sin causa; pariplutaḥ—muy afligido (en éxtasis); utthāpya—levantando; tat-śīrṣṇi—sobre su cabeza; adadhāt—puso; kara-ambujam—Su mano de loto; kāla-ahi—de la mortífera serpiente del tiempo (que puede causar la muerte inmediata); vitrasta—temerosas; dhiyām—a todos aquellos cuyas mentes; kṛta-abhayam—que libera del temor.

Traducción

Cuando el Señor Nṛsiṁhadeva vio al pequeño Prahlāda Mahārāja postrado ante Sus pies de loto, sintió un gran éxtasis, lleno de afecto por Su devoto. Levantando a Prahlāda, el Señor puso Su mano de loto sobre la cabeza del niño, pues la mano del Señor siempre está pronta a liberar del temor a Sus devotos.

Significado

En el mundo material hay cuatro necesidades: āhāra, nidrā, bhaya y maithuna (comer, dormir, defenderse y aparearse). En el mundo material, la conciencia es muy propensa al temor (sadā samudvigna-dhiyām); la única manera de que todo el mundo se libere del temor es la conciencia de Kṛṣṇa. Cuando apareció el Señor Nṛsiṁhadeva, todos los devotos se liberaron del temor. La esperanza del devoto de verse libre del temor reposa en el canto del santo nombre del Señor Nṛsiṁhadeva. Yato yato yāmi tato nṛsiṁhaḥ: Allí donde vayamos, siempre debemos pensar en el Señor Nṛsiṁhadeva. De ese modo, el devoto del Señor se verá libre del temor.