Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 7.8.10

Texto

dasyūn purā ṣaṇ na vijitya lumpato
manyanta eke sva-jitā diśo daśa
jitātmano jñasya samasya dehināṁ
sādhoḥ sva-moha-prabhavāḥ kutaḥ pare

Synonyms

dasyūn — bandidos; purā — en el principio; ṣaṭ — seis; na — no; vijitya — venciendo; lumpataḥ — que roban todas nuestras posesiones; manyante — consideran; eke — algunos; sva-jitāḥ — conquistadas; diśaḥ daśa — las diez direcciones; jita-ātmanaḥ — aquel que ha conquistado los sentidos; jñasya — erudito; samasya — ecuánime; dehinām — con todas las entidades vivientes; sādhoḥ — de esa persona santa; sva-moha-prabhavāḥ — creados por nuestra propia ilusión; kutaḥ — donde; pare — enemigos o elementos contrarios.

Translation

En el pasado hubo muchos necios como tú, que no vencieron a los seis enemigos que roban la riqueza del cuerpo. Esos necios estaban muy orgullosos, pensando: «Hoy he vencido a todos los enemigos en las diez direcciones». Pero aquel que logra la victoria sobre los seis enemigos y se muestra ecuánime con todas las entidades vivientes no tiene enemigos. Los enemigos no son más que imaginaciones de las personas influenciadas por la ignorancia.

Purport

SIGNIFICADO: En el mundo material, todo el mundo piensa que ha vencido a sus enemigos, sin comprender que sus enemigos son la mente y los cinco sentidos cuando no están controlados (manaḥ ṣaṣthānīndriyāṇi prakṛti-sthāni karṣati). En el mundo material, todos nos hemos vuelto sirvientes de los sentidos. En origen, todos somos sirvientes de Kṛṣṇa, pero la influencia de la ignorancia nos lo hace olvidar, y nos ocupamos en el servicio de māyā mediante los deseos lujuriosos, la ira, la codicia, la ilusión, la locura y la envidia. En realidad, todos dependemos de las reacciones de las leyes materiales, pero aun así pensamos que somos independientes y que hemos conquistado las diez direcciones. En conclusión, quien piensa que tiene muchos enemigos es un ignorante; la persona consciente de Kṛṣṇa sabe que los únicos enemigos están dentro de uno mismo y son la mente y los sentidos fuera de control.