Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.10.32

Texto

jātasya mṛtyur dhruva eva sarvataḥ
pratikriyā yasya na ceha kḷptā
loko yaśaś cātha tato yadi hy amuṁ
ko nāma mṛtyuṁ na vṛṇīta yuktam

Palabra por palabra

jātasya—de aquel que ha nacido (todos los seres vivos); mṛtyuḥ—muerte; dhruvaḥ—inevitable; eva—en verdad; sarvataḥ—en todo el universo; pratikriyā—neutralización; yasya—de la cual; na—no; ca—también;iha—en el mundo material; lptā—dispuesta; lokaḥ—elevación a los planetas superiores; yaśaḥ—prestigio y gloria; ca—y; atha—entonces; tataḥ—de eso; yadi—si; hi—en verdad; amum—eso; kaḥ—quién; nāma—en verdad; mṛtyum—muerte; na—no; vṛṇīta—aceptaría; yuktam—digna.

Traducción

Vṛtrāsura dijo: Todas las entidades vivientes que han nacido en el mundo material tienen que morir. Pueden estar seguros de que en este mundo nadie ha hallado la manera de salvarse de la muerte. Ni la misma providencia ha dispuesto la forma de huir de ella. Así pues, la muerte es inevitable. Ahora podemos lograr la elevación a los sistemas planetarios superiores y gozar de fama perpetua en este mundo por haber muerto con dignidad; en estas circunstancias, ¿quién no aceptaría esa gloriosa muerte?

Significado

Si por morir podemos elevarnos a los sistemas planetarios superiores y gozar de fama eterna después de muertos, ¿quién sería tan necio como para rechazar esa muerte gloriosa? Kṛṣṇa dio a Arjuna un consejo parecido: «Mi querido Arjuna, —dijo el Señor—, no abandones la lucha. Si vences la batalla, disfrutarás de un reino, y si mueres, te elevarás a los planetas celestiales». Todo el mundo debe estar dispuesto a morir en el desempeño de actos gloriosos. Una persona gloriosa no debe morir como los perros y los gatos.