Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.10.35-38

Texto

bharataḥ prāptam ākarṇya
paurāmātya-purohitaiḥ
pāduke śirasi nyasya
rāmaṁ pratyudyato ’grajam
nandigrāmāt sva-śibirād
gīta-vāditra-niḥsvanaiḥ
brahma-ghoṣeṇa ca muhuḥ
paṭhadbhir brahmavādibhiḥ
svarṇa-kakṣa-patākābhir
haimaiś citra-dhvajai rathaiḥ
sad-aśvai rukma-sannāhair
bhaṭaiḥ puraṭa-varmabhiḥ
śreṇībhir vāra-mukhyābhir
bhṛtyaiś caiva padānugaiḥ
pārameṣṭhyāny upādāya
paṇyāny uccāvacāni ca
pādayor nyapatat premṇā
praklinna-hṛdayekṣaṇaḥ

Palabra por palabra

bharataḥ—el Señor Bharata; prāptam—regresar al hogar; ākarṇya—al escuchar; paura—toda clase de ciudadanos; amātya—todos los ministros; purohitaiḥ—acompañado por todos los sacerdotes; pāduke—las sandalias de madera; śirasi—en la cabeza; nyasya—llevando; rāmam—al Señor Rāmacandra; pratyudyataḥ—adelantarse a recibir; agrajam—a Su hermano mayor; nandigrāmāt—de Su residencia, Nandigrāma; sva-śibirāt—de Su campamento; gīta-vāditra—canciones y vibraciones de tambores y de otros instrumentos musicales; niḥsvanaiḥ—acompañado por esos sonidos; brahma-ghoṣeṇa—con el sonido del canto de los mantras védicos; ca—y; muhuḥ—siempre; paṭhadbhiḥ—recitando los Vedas; brahma-vādibhiḥ—por los brāhmaṇas más cualificados; svarṇa-kakṣa-patākābhiḥ—adornadas con estandartes de brocado de oro; haimaiḥ—doradas; citra-dhvajaiḥ—con banderas adornadas; rathaiḥ—con cuadrigas; sat-aśvaiḥ—con caballos muy hermosos; rukma—de oro; sannāhaiḥ—con arneses; bhaṭaiḥ—con soldados; puraṭa-varmabhiḥ—cubiertos con armaduras de oro; śreṇībhiḥ—con ese desfile o procesión; vāra-mukhyābhiḥ—acompañados de prostitutas hermosas y bien vestidas; bhṛtyaiḥ—por sirvientes; ca—también; eva—en verdad; pada-anugaiḥ—con infantería; pārameṣṭhyāni—otros artículos propios de una recepción real; upādāya—reuniendo; paṇyāni—piedras preciosas, etc.; ucca-avacāni—de diverso valor; ca—también; pādayoḥ—a los pies de loto del Señor; nyapatat—Se postró; premṇā—con amor extático; praklinna—suavizado, humedecido; hṛdaya—lo más hondo del corazón; īkṣaṇaḥ—cuyos ojos.

Traducción

Cuando el Señor Bharata supo que el Señor Rāmacandra regresaba a la capital, Ayodhyā, inmediatamente Se puso sobre la cabeza las sandalias de madera del Señor y salió de Su campamento en Nandigrāma. El Señor Bharata iba acompañado de ministros, sacerdotes y otros ciudadanos respetables; llevaba además músicos profesionales que hacían sonar agradables vibraciones musicales y brāhmaṇas eruditos que cantaban en voz alta los himnos védicos. Detrás desfilaban las cuadrigas, tiradas por hermosos caballos con riendas y arneses tejidos en oro y adornadas con estandartes de brocado de oro y otras banderas de distintos tamaños y motivos. Había muchos soldados con armaduras doradas, sirvientes que llevaban nueces de betel y muchas prostitutas hermosas y bien conocidas. Otros muchos sirvientes venían a pie, con una sombrilla, camaras, distintos tipos de piedras preciosas y otros artículos propios de una recepción real. Con esta comitiva, el corazón suavizado por el éxtasis y los ojos llenos de lágrimas, el Señor Bharata Se acercó al Señor Rāmacandra y Se postró a Sus pies de loto rebosante de amor extático.