Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 10.5.26

Texto

kaccit paśavyaṁ nirujaṁ
bhūry-ambu-tṛṇa-vīrudham
bṛhad vanaṁ tad adhunā
yatrāsse tvaṁ suhṛd-vṛtaḥ

Palabra por palabra

kaccit—si; paśavyam—protección de las vacas; nirujam—sin dificultades ni enfermedades; bhūri—suficiente; ambu—agua; tṛṇa—hierba; vīrudham—plantas;bṛhat vanam—el gran bosque; tat—todas esas comodidades están ahí; adhunā—ahora; yatra—donde; āsse—estás viviendo; tvam—tú; suhṛt-vṛtaḥ—rodeado de amigos.

Traducción

Mi querido amigo, Nanda Mahārāja, ¿hay buenos bosques para los rebaños de vacas en el lugar en que vives con tus amigos? Espero que no surjan enfermedades ni inconvenientes. Debe ser un lugar con abundancia de agua, hierba y vegetación.

Significado

Los seres humanos, para ser felices, tienen que cuidar de los animales, y especialmente de las vacas. Por esa razón, Vasudeva preguntó si el lugar en que vivía Nanda Mahārāja reunía buenas condiciones para los animales. La búsqueda humana de la felicidad pasa por la protección de las vacas con medidas adecuadas. Eso significa que tiene que haber bosques y prados con mucha hierba y agua. Si los animales son felices, habrá leche en abundancia, y los seres humanos se beneficiarán con la elaboración de muchos productos lácteos que traerán felicidad a su vida. Como se ordena en el Bhagavad-gītā (18.44): kṛṣi-go-rakṣya-vāṇijyaṁ vaiśya-karma-svabhāvajam. Sin dar a los animales unas condiciones de vida adecuadas, ¿qué felicidad puede tener la sociedad humana? Es un gran pecado que la gente críe ganado para enviarlo al matadero. Con ese demoníaco sistema, la gente arruina sus posibilidades de llevar una vida realmente humana. Como no dan importancia a las instrucciones de Kṛṣṇa, el progreso de su mal llamada civilización es como los esfuerzos de los locos en el manicomio.