Skip to main content

CC Madhya-līlā 9.263

Texto

karma-nindā, karma-tyāga, sarva-śāstre kahe
karma haite prema-bhakti kṛṣṇe kabhu nahe

Palabra por palabra

karma-nindā—condena de las actividades fruitivas; karma-tyāga—renuncia a las actividades fruitivas; sarva-śāstre kahe—se anuncia en todas las Escrituras reveladas; karma haite—a partir de las actividades fruitivas; prema-bhakti—el servicio devocional con amor extático; kṛṣṇe—por Kṛṣṇa; kabhu nahe—nunca puede alcanzarse.

Traducción

«En todas las Escrituras reveladas se condenan las actividades fruitivas. En todas partes se aconseja abandonar las ocupaciones fruitivas, pues con ellas no se puede alcanzar el objetivo supremo de la vida, el amor por Dios.

Significado

En los Vedas hay tres kāṇḍas, tres divisiones: karma-kāṇḍa, jñāna-kāṇḍa y upāsanā-kāṇḍa. La sección karma-kāṇḍa enfatiza la práctica de actividades fruitivas. Pero en última instancia se aconseja abandonar tanto karma-kāṇḍa como jñāna-kāṇḍa (conocimiento especulativo), y aceptar únicamente upāsanā-kāṇḍa, bhakti-kaṇḍa. Mediante karma-kāṇḍa o jñāna-kaṇḍa no se puede alcanzar amor por Dios. Pero si dedicamos nuestro karma, nuestras actividades fruitivas, al Señor Supremo, podemos liberarnos de la mente contaminada, y el liberarnos de la contaminación mental nos ayudará a elevarnos hasta el plano espiritual. Entonces, sin embargo necesitamos la ayuda de un devoto puro, pues sólo relacionándonos con un devoto puro podemos llegar a ser devotos puros de la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa. Cuando llegamos a la etapa del servicio devocional puro, es de suma importancia el proceso de śravaṇaṁ kīrtanam. Con la práctica de los nueve procesos del servicio devocional, que comienzan con śravanaṁ kīrtanam, nos purificamos por completo. Anyābhilāṣitā-śūnyaṁ jñāna-karmādy-anāvṛtam (Bhakti-rasāmṛta-sindhu, 1.1.11). Sólo entonces podemos cumplir la orden que da Kṛṣṇa en la Bhagavad-gītā (18.65, 66)

man-manā bhava mad-bhaktomad-yājī māṁ namaskuru
mām evaiṣyasi satyam te
pratijāne priyo ’si me
sarva-dharmān parityajyamām ekaṁ śaranaṁ vraja
ahaṁ tvāṁ sarva-pāpebhyo
mokṣayiṣyāmi mā śucaḥ

«Piensa siempre en Mí, sé Mi devoto, adórame y ofréceme tu homenaje. De ese modo, vendrás a Mí sin falta. Yo te prometo esto porque tú eres Mi muy querido amigo. Abandona toda clase de religión y sencillamente entrégate a Mí. Yo te liberaré de toda reacción pecaminosa. No temas». De ese modo adquirimos nuestra posición constitucional original, que consiste en ofrecer servicio amoroso al Señor.

Con karma-kāṇḍa o jñāna-kaṇḍa, no podemos elevarnos al plano más alto del servicio devocional. El servicio devocional sólo puede comprenderse y lograrse por el contacto con devotos puros. En relación con esto, Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura afirma que hay dos tipos de actividades karma-kāṇḍa: las pías y las impías. Ciertamente, las actividades piadosas son mejores que las impías, pero ni siquiera las actividades piadosas pueden despertar el amor extático por Dios, Kṛṣṇa. Las actividades pías e impías nos traen felicidad y sufrimientos materiales, pero no se puede llegar a ser un devoto puro por el simple hecho de realizar actividades pías o impías. Bhakti, servicio devocional, significa satisfacer a Kṛṣṇa. Todas las Escrituras reveladas, ya sea que enfaticen el proceso de jñāna-kaṇḍa o el de karma-kāṇḍa, alaban siempre el principio de la renunciación. El fruto maduro del conocimiento védico, el Śrīmad-Bhāgavatam, es el testimonio védico supremo. El Śrīmad-Bhāgavatam (1.5.12) dice:

naiṣkarmyam apy acyuta-bhāva-varjitaṁ
na śobhate jñānam alaṁ nirañjanam
kutaḥ punaḥ śaśvad abhadram īśvare
na cārpitaṁ karma yad apy akāraṇam

«El conocimiento de la autorrealización, aunque esté libre de toda atracción por la materia, no tiene buen aspecto si carece de un concepto acerca del Infalible [Dios]. ¿De qué sirven entonces las actividades fruitivas, que por naturaleza son transitorias y dolorosas desde el mismo principio, si no se utilizan para el servicio devocional del Señor?». Esto significa que ni siquiera el conocimiento, que es superior a las actividades fruitivas, conduce a nada si no va unido al servicio devocional. De modo que el Śrīmad-Bhāgavatam, desde el principio, en medio y al final, condena las sendas de karma-kāṇḍa y jñāna-kaṇḍa. En el Śrīmad-Bhāgavatam (1.1.2) encontramos, por ejemplo: dharmaḥ projjhita-kaitavo tra.

Esto se explica en los versos siguientes, que son citas del Śrīmad-Bhāgavatam (11.11.32) y de la Bhagavad-gītā (18.66).