Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.2.32

Texto

athāpi me durbhagasya
vibudhottama-darśane
bhavitavyaṁ maṅgalena
yenātmā me prasīdati

Palabra por palabra

atha—por lo tanto; api—aunque; me—de mí; durbhagasya—tan desgraciado; vibudha-uttama—devotos excelsos;darśane—por haber visto; bhavitavyam—debe de haber; maṅgalena—actividades auspiciosas; yena—por las cuales;ātmā—ser; me—mío; prasīdati—se vuelve realmente feliz.

Traducción

Por haberme hundido en un océano de actividades pecaminosas, soy, en verdad, sumamente abominable y desgraciado; sin embargo, por mis actividades espirituales pasadas, he podido ver a esas cuatro personalidades excelsas que vinieron a rescatarme. Ahora, gracias a su visita, me siento enormemente feliz.

Significado

Como se afirma en el Caitanya-caritāmṛta (Madhya 22.54):

‘sādhu-saṅga’, ‘sādhu-saṅga’ — sarva-śāstre kaya
lava-mātra sādhu-saṅge sarva-siddhi haya

«En todos los śāstras se recomienda la relación con devotos, pues un simple instante en su compañía puede traernos la semilla de la perfección completa». Al comienzo de su vida, Ajāmila era verdaderamente muy puro, y se relacionaba con devotos y brāhmaṇas; debido a esa actividad piadosa, y a pesar de su caída, se sintió inspirado a dar a su hijo el nombre de Nārāyaṇa. En verdad, si lo hizo, fue gracias al buen consejo que la Suprema Personalidad de Dios le dio desde dentro. En elBhagavad-gītā (15.15), el Señor dice: sarvasya cāhaṁ hṛdi sanniviṣṭo mattaḥ smṛtir jñānam apohanaṁ ca: «Yo estoy situado en el corazón de todos, y de Mí vienen el recuerdo, el conocimiento y el olvido». El Señor, que está en el corazón de todos, es tan bondadoso que nunca olvida a quien alguna vez Le haya ofrecido un pequeño servicio. Por esa razón, Él, desde dentro, dio a Ajāmila la oportunidad de poner a su hijo menor el nombre de Nārāyaṇa, de modo que, lleno de cariño, le llamase constantemente: «¡Nārāyaṇa! ¡Nārāyaṇa!». Con ello, en el momento de la muerte se salvaría de la situación más temible y peligrosa. Así es la misericordia de Kṛṣṇa. Guru-kṛṣṇa-prasāde pāya bhakti-latā-bīja: «Por la misericordia del guru y de Kṛṣṇa, se recibe la semilla del bhakti. Ese contacto salva al devoto del mayor de los temores. Por esa razón, en nuestro movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa cambiamos el nombre del devoto por otro nombre que le haga recordar a Viṣṇu. El devoto que pueda recordar en el momento de morir su propio nombre, como Kṛṣṇaḍāsa o Govinda dāsa, se salvará del mayor de los peligros. Por lo tanto, el cambio de nombre en el momento de la iniciación es esencial. El movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa presta atención a los mínimos detalles, y con ello nos ofrece grandes posibilidades de recordar a Kṛṣṇa de un modo u otro.