Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.14.31

Texto

tatrāpi niravarodhaḥ svaireṇa viharann ati-kṛpaṇa-buddhir anyonya-mukha-nirīkṣaṇādinā grāmya-karmaṇaiva vismṛta-kālāvadhiḥ.

Palabra por palabra

tatra api—en esa condición (en la sociedad de seres humanos descendientes de monos); niravarodhaḥ—sin dudar;svaireṇa—independientemente, sin tener en cuenta el objetivo de la vida; viharan—disfrutar como monos; ati-kṛpaṇa-buddhiḥ—cuya inteligencia es torpe debido a que no utilizan correctamente sus facultades; anyonya—unos a otros; mukha-nirīkṣaṇa-ādinā—por mirarse el rostro (cuando un hombre ve la hermosa cara de una mujer, y ella ve la fuerte constitución del cuerpo del hombre, siempre se desean); grāmya-karmaṇā—por actividades materiales de complacencia de los sentidos;eva—solamente; vismṛta—olvidada; kāla-avadhiḥ—la limitada duración de la vida (tras la cual la evolución puede degradarnos o elevarnos).

Traducción

De ese modo, los descendientes de los monos se mezclan entre sí; generalmente se les conoce con el nombre de śūdras.Viven y actúan libremente, sin ningún complejo y sin conocer el objetivo de la vida. Viven cautivados por los rostros de los demás, pues con tan solo verlos recuerdan el placer de los sentidos. Están siempre ocupados en actividades materiales, que reciben el nombre de grāmya-karma, y trabajan arduamente en busca de beneficios materiales. De ese modo se olvidan por completo de que un día sus breves vidas llegarán a su fin y se degradarán en el ciclo evolutivo.

Significado

En ocasiones, a los materialistas se les da el nombre de śūdras o descendientes de los monos, ya que su inteligencia es como la de los monos. No se preocupan de conocer el mecanismo del proceso evolutivo, ni sienten necesidad de saber qué ocurrirá cuando su breve vida humana llegue a su fin. Esa es la actitud de los śūdras. La misión de Śrī Caitanya Mahāprabhu, el movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa, está tratando de elevar a los śūdras al nivel de brāhmaṇas, de modo que puedan conocer el verdadero objetivo de la vida. Por desdicha, los materialistas están muy apegados al placer de los sentidos, y no colaboran seriamente con este movimiento. Por el contrario, algunos tratan de acabar con él. Los monos siempre se dedican a molestar a los brāhmaṇas en sus actividades. Los descendientes de los monos olvidan por completo que tienen que morir, y están muy orgullosos del conocimiento científico y del progreso de la civilización material. La palabragrāmya-karmaṇā se refiere a actividades exclusivamente destinadas a procurar más comodidades al cuerpo. Esas actividades y la mejora de las condiciones económicas son las ocupaciones de la sociedad humana en la actualidad. La gente no tiene interés en saber qué va a ocurrir después de la muerte, ni creen en la transmigración del alma. Si estudiamos científicamente la teoría de la evolución, podemos entender que la vida humana es un punto crucial, desde el cual podemos escoger entre los senderos de la elevación o de la degradación. Como se afirma en el Bhagavad-gītā (9.25):

yānti deva-vratā devān
pitṝn yānti pitṛ-vratāḥ
bhūtāni yānti bhūtejyā
yānti mad-yājino ’pi mām

«Los que adoren a los semidioses nacerán entre los semidioses; los que adoren a los antepasados irán a los antepasados; los que adoren a los fantasmas y los espíritus, nacerán entre esos seres; y los que Me adoren a Mí vivirán conmigo».

En esta vida tenemos que prepararnos para alcanzar un nivel más elevado en la próxima. Por lo general, las personas que están bajo la modalidad de rajo-guṇa, aspiran a elevarse a los planetas celestiales. Algunos, sin tener conciencia de ello, se degradan a formas animales inferiores. Bajo la influencia de la modalidad de la bondad, es posible ocuparse en servicio devocional, para de este modo regresar al hogar, de vuelta a Dios (yānti mad-yājino ’pi mām). Esa es la finalidad verdadera de la vida humana. El movimiento para la conciencia de Kṛṣṇa está tratando de elevar a los seres humanos inteligentes hasta el plano del servicio devocional. En lugar de perder el tiempo en el intento de alcanzar una posición mejor en la vida material, debemos dedicar todos nuestros esfuerzos a regresar al hogar, de vuelta a Dios. Entonces, todos los problemas quedarán resueltos. Como se afirma en el Śrīmad-Bhāgavatam (1.2.17):

śṛṇvatāṁ sva-kathāḥ kṛṣṇaḥ
puṇya-śravaṇa-kīrtanaḥ
hṛdy antaḥ-stho hy abhadrāṇi
vidhunoti su-hṛt-satām

«Śrī Kṛṣṇa, la Personalidad de Dios, que es el Paramātmā [la Superalma] que está en el corazón de todos y el benefactor del devoto veraz, limpia de deseos de disfrute material el corazón del devoto que saborea Sus mensajes, que son virtuosos en sí mismos cuando se escuchan y cantan del modo adecuado».

Lo único que hay que hacer es seguir los principios regulativos, actuar como brāhmaṇas, cantar el mantra Hare Kṛṣṇa y leer el Bhagavad-gītā y el Śrīmad-Bhāgavatam. De ese modo nos purificaremos de las modalidades materiales más bajas (tamo-guṇa y rajo-guṇa) y, liberados de los fuertes deseos que las caracterizan, podremos alcanzar la paz perfecta de la mente. Desde ese nivel nos será posible comprender a la Suprema Personalidad de Dios y la relación que nos une con Él, y, de ese modo, elevarnos a la perfección más elevada (siddhiṁ paramāṁ gatāḥ).