Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.11.28

Texto

yaḥ pañca-varṣo jananīṁ tvaṁ vihāya
mātuḥ sapatnyā vacasā bhinna-marmā
vanaṁ gatas tapasā pratyag-akṣam
ārādhya lebhe mūrdhni padaṁ tri-lokyāḥ

Palabra por palabra

yaḥ—el que; pañca-varṣaḥ—de cinco años; jananīm—madre; tvam—tuya; vihāya—dejar a un lado; mātuḥ—de la madre; sa-patnyāḥ—de la coesposa; vacasā—por las palabras; bhinna-marmā—con el corazón dolorido; vanam—al bosque; gataḥ—te fuiste; tapasā—mediante la austeridad; pratyak-akṣam—al Señor Supremo; ārādhya—adorar; lebhe—lograste; mūrdhni—en la más elevada; padam—la posición; tri-lokyāḥ—de los tres mundos.

Traducción

Mi querido Dhruva, no tenías más que cinco años cuando las palabras de la coesposa de tu madre te afligieron y te causaron mucho dolor. Fuiste muy valiente, y abandonaste la protección de tu madre y te fuiste al bosque para ocuparte en el proceso de yoga, buscando alcanzar a la Suprema Personalidad de Dios. Como resultado de ello, hoy la tuya es la posición más elevada en los tres mundos.

Significado

Manu estaba muy orgulloso de que Dhruva Mahārāja fuese uno de los descendientes de su familia, porque Dhruva, con solo cinco años de edad, había meditado en la Suprema Personalidad de Dios y al cabo de seis meses había podido ver al Señor Supremo directamente. De hecho, Dhruva Mahārāja es la gloria de la dinastía de Manu, es decir, de la familia humana. La familia humana parte de Manu. La palabra sánscrita que designa al hombre es manuṣya, que significa «descendiente de Manu». Dhruva Mahārāja es la gloria de la familia de Svāyambhuva Manu, pero también es la gloria de toda la sociedad humana. Puesto que ya se había entregado al Dios Supremo, Manu pidió especialmente a Dhruva Mahārāja que no hiciese nada impropio de un alma entregada.