Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.21.38-39

Texto

yasmin bhagavato netrān
nyapatann aśru-bindavaḥ
kṛpayā samparītasya
prapanne ’rpitayā bhṛśam
tad vai bindusaro nāma
sarasvatyā pariplutam
puṇyaṁ śivāmṛta-jalaṁ
maharṣi-gaṇa-sevitam

Palabra por palabra

yasmin—en el cual; bhagavataḥ—del Señor; netrāt—del ojo; nyapatan—cayeron; aśru-bindavaḥ—lágrimas; kṛpayā—por compasión; samparītasya—que estaba abrumado; prapanne—hacia el alma entregada (Kardama); arpitayā—situado sobre; bhṛśam—extremadamente; tat—aquel; vai—en verdad; bindu-saraḥ—lago de lágrimas; nāma—llamado; sarasvatyā—del río Sarasvatī; pariplutam—rebosante; puṇyam—santa; śiva—auspiciosa; amṛta—néctar; jalam—agua; mahā-ṛṣi—de grandes sabios; gaṇa—por multitudes; sevitam—servidos.

Traducción

El santo lago Bindu-sarovara, que rebosa con las aguas del río Sarasvatī, era un lugar frecuentado por multitudes de sabios eminentes. Sus santas aguas no solamente eran auspiciosas, sino tan dulces como el néctar. Se le dio el nombre de Bindu-sarovara porque allí habían caído lágrimas de los ojos del Señor, debido a sus intensos sentimientos de compasión hacia el sabio que había buscado Su protección.

Significado

Kardama emprendió austeridades para conseguir la misericordia sin causa del Señor, y cuando el Señor llegó allí, sintió tanta compasión que derramó lágrimas de placer, que formaron el Bindu-sarovara. Por esa razón, los grandes sabios y los doctos eruditos adoran el Bindu-sarovara, pues, según la filosofía de la Verdad Absoluta, el Señor y las lágrimas de Sus ojos no son diferentes. Al igual que las gotas de transpiración caídas del dedo gordo del pie del Señor formaron el sagrado Ganges, las lágrimas de los trascendentales ojos del Señor formaron el Bindu-sarovara. Ambos son entidades trascendentales y reciben la adoración de grandes sabios y eruditos. Aquí se describe el agua del Bindu-sarovara como śivāmṛta-jala. Śiva significa «que cura». Cualquiera que beba el agua del Bindu-sarovara se curará de todas las enfermedades materiales; de igual manera, cualquiera que se bañe en el Ganges se aliviará también de todas las enfermedades materiales. Grandes eruditos y autoridades aceptan estas afirmaciones, y todavía, incluso en esta caída era de Kali, se actúa en conformidad con ellas.