Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 10.8.31

Texto

evaṁ dhārṣṭyāny uśati kurute mehanādīni vāstau
steyopāyair viracita-kṛtiḥ supratīko yathāste
itthaṁ strībhiḥ sa-bhaya-nayana-śrī-mukhālokinībhir
vyākhyātārthā prahasita-mukhī na hy upālabdhum aicchat

Palabra por palabra

evam—de ese modo; dhārṣṭyāni—travesuras; uśati—en un lugar limpio y puro; kurute—a veces hace; mehana-ādīni—caca y pis; vāstau—en nuestras casas;steya-upāyaiḥ—y en improvisar maneras de robar mantequilla y leche; viracita-kṛtiḥ—es muy experto; su-pratīkaḥ—ahora está aquí sentado como un niño muy bueno y de muy buena conducta; yathā āste—mientras está aquí; ittham—todos estos temas de conversación; strībhiḥ—por las gopīssa-bhaya-nayana—sentado allí ahora mismo con ojos llorosos; śrī-mukha—una cara tan hermosa; ālokinībhiḥ—por las gopīs, que estaban disfrutando del placer de ver; vyākhyāta-arthā—y mientras se quejaban de Él ante madre Yaśodā; prahasita-mukhī—sonreían y disfrutaban; na—no; hi—en verdad; upālabdhum—castigar y amenazar (al contrario, disfrutaba de la actitud de Kṛṣṇa, sentado allí como si fuese muy buen chico); aicchat—ella deseaba.

Traducción

«Cuando el dueño de la casa atrapa a Kṛṣṇa en una de Sus travesuras y, fingiendo estar muy enfadado, Le dice: "¡Ah, eres un ladrón!", Kṛṣṇa le contesta: "¡Yo no soy ladrón! ¡Ladrón eres tú!". A veces, cuando Se enfada, Kṛṣṇa hace pis y caca en el sitio más limpio de la casa. Pero ahí Le tienes, querida amiga Yaśodā: nuestro experto ladrón está ahora ante ti como si nunca hubiese roto un plato». A veces, cuando todas las gopīs miraban a Kṛṣṇa, Él mostraba una expresión de temor, para que Su madre no Le castigase. Las gopīs, al ver la hermosa cara de Kṛṣṇa, en lugar de reñirle, simplemente disfrutaban de la bienaventuranza trascendental de contemplar Su rostro. Ante aquel divertido espectáculo, madre Yaśodā esbozaba una sonrisa, sin querer castigar a su bendito hijo trascendental.

Significado

Además de robar, Kṛṣṇa tenía otras ocupaciones en el vecindario. A veces, por ejemplo, hacía Sus necesidades en medio de una casa limpia y ordenada. Cuando el dueño de la casa Le atrapaba, Kṛṣṇa Le reñía diciendo: «Tú eres un ladrón». Kṛṣṇa fue un ladrón, no solo durante Su infancia, sino también —y muy experto— en Su juventud, pues atraía a las muchachas jóvenes y disfrutaba con ellas en la danza rāsa. Esa es la ocupación de Kṛṣṇa. Él también es violento, y mató a muchos demonios. A la gente mundana les gustan la no violencia y otras cualidades brillantes del mismo tipo, pero Dios, la Verdad Absoluta, que es siempre el mismo, es bueno en todo lo que hace, incluso si se trata de actividades supuestamente inmorales, como robar, matar y actuar de forma violenta. Kṛṣṇa siempre es puro. Él es siempre la Suprema Verdad Absoluta. Kṛṣṇa puede hacer todo lo que en la vida material se considera abominable, sin por ello dejar de ser atractivo. Por esa razón, Su nombre es Kṛṣṇa, que significa «el plenamente atractivo». Ese es el plano de los intercambios de amor y servicio trascendental. Los rasgos de la cara de Kṛṣṇa atraían a Sus madres de tal manera que no podían castigarle. Todo lo que podían hacer era sonreír y disfrutar escuchando acerca de las actividades de Kṛṣṇa. De ese modo, las gopīs se sentían satisfechas, y Kṛṣṇa disfrutaba de su felicidad. Por haber inventado todas esas actividades para complacer a las gopīs, Kṛṣṇa recibe también el nombre de Gopī-jana-vallabha.