Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 1.5.13

Texto

atho mahā-bhāga bhavān amogha-dṛk
śuci-śravāḥ satya-rato dhṛta-vrataḥ
urukramasyākhila-bandha-muktaye
samādhinānusmara tad-viceṣṭitam

Palabra por palabra

atho—por consiguiente; mahā-bhāga—sumamente afortunado; bhavān—tú mismo; amogha-dṛk—el vidente perfecto; śuci—inmaculado; śravāḥ—famoso; satya-rataḥ—habiendo hecho el voto de la veracidad; dhṛta-vrataḥ—fijo en las cualidades espirituales; urukramasya—del que realiza actividades sobrenaturales (Dios); akhila—universal; bandha—cautiverio; muktaye—para liberarse de; samādhinā—por medio del trance; anusmara—piensa repetidamente y luego descríbelo; tat-viceṣṭitam—diversos pasatiempos del Señor.

Traducción

¡Oh, Vyāsadeva!, tu visión es completamente perfecta. Tu buena fama es inmaculada. Tú eres firme en los votos y no te apartas de la verdad. Y por eso, en estado de trance, puedes pensar en los pasatiempos del Señor, para que la gente en general se libere de todo cautiverio material.

Significado

Instintivamente, a la generalidad de la gente le gusta la literatura. Ellos quieren oír y leer algo que las autoridades digan acerca de lo desconocido, pero su gusto es explotado por un desdichado material de lectura, que está lleno de temas para la satisfacción de los sentidos materiales. Esa clase de literatura contiene diferentes clases de poemas mundanos y especulaciones filosóficas, más o menos bajo la influencia de māyā, que terminan en la complacencia de los sentidos. Esa literatura, aunque es inútil en toda la extensión de la palabra, es decorada de diversas maneras para atraer la atención de los hombres poco inteligentes. De ese modo, las entidades vivientes atraídas se enredan cada vez más en el cautiverio material, sin esperanzas de liberarse por miles y miles de generaciones. Śrī Nārada Ṛṣi, siendo el mejor de los vaiṣṇavas, siente compasión por esas desafortunadas víctimas de una literatura inútil, y por ello le aconseja a Śrī Vyāsadeva que componga literatura trascendental, la cual no solo es atractiva, sino que además puede de hecho liberar de todas las clases de cautiverio. Śrīla Vyāsadeva o sus representantes son idóneos, pues han sido claramente preparados para ver las cosas en su verdadera perspectiva. Śrīla Vyāsadeva y sus representantes son de pensamiento puro, debido a su iluminación espiritual; están fijos en sus votos, debido a su servicio devocional; y están decididos a liberar a las almas caídas que se están pudriendo en las actividades materiales. Las almas caídas están muy ansiosas de recibir informaciones novedosas todos los días, y los trascendentalistas como Vyāsadeva o Nārada pueden proporcionarle a la generalidad de esa gente ansiosa una ilimitada cantidad de noticias del mundo espiritual. En el Bhagavad-gītā se dice que el mundo material es solo una parte de toda la creación, y que esta Tierra es solo un fragmento de todo el mundo material.

Hay miles y miles de literatos por todas partes del mundo, y ellos han creado muchísimos miles de obras literarias, para proveerle de información a la gente en general durante miles y miles de años. Desafortunadamente, ninguna de ellas ha traído paz y tranquilidad a la Tierra. Eso se debe a que en esas obras existe un vacío espiritual; por consiguiente, a la humanidad que sufre se le recomienda específicamente las Escrituras védicas, y en especial el Bhagavad-gītā y el Śrīmad-Bhāgavatam, para provocar el deseado efecto de liberarla de los tormentos de la civilización material, la cual se está comiendo la parte vital de la energía humana. El Bhagavad-gītā es el mensaje que el propio Señor habló y que fue anotado por Vyāsadeva, y el Śrīmad-Bhāgavatam es la narración trascendental de las actividades del mismo Señor Kṛṣṇa, que es lo único que puede satisfacer los anhelantes deseos del ser viviente de lograr la paz eterna y de lograr liberarse eternamente de los sufrimientos. En consecuencia, el Śrīmad-Bhāgavatam tiene por finalidad que todos los seres vivientes de todas las partes del universo logren liberarse por completo de toda clase de cautiverios materiales. Esa clase de narraciones trascendentales de los pasatiempos del Señor, únicamente pueden describirlas almas liberadas tales como Vyāsadeva y sus representantes genuinos, que están completamente sumergidos en el amoroso servicio trascendental del Señor. Solo a esa clase de devotos se les manifiestan automáticamente los pasatiempos del Señor y la naturaleza trascendental de ellos, a fuerza de servicio devocional. Nadie más puede conocer ni describir los actos del Señor, aunque se especule acerca del tema durante muchísimos años. Las descripciones del Bhāgavatam son tan precisas y exactas, que todo lo que se predijo en esta gran obra hace unos cinco mil años, está ocurriendo ahora tal cual. Por lo tanto, la visión del autor abarca el pasado, el presente y el futuro. Esa clase de personas liberadas, tales como Vyāsadeva, no solo son perfectas en virtud del poder de su visión y sabiduría, sino que también son perfectas en la manera de oír, pensar, sentir, y en todas las demás actividades de los sentidos. Una persona liberada posee sentidos perfectos, y solo con sentidos perfectos puede uno servir al propietario de los sentidos, Hṛṣīkeśa, Śrī Kṛṣṇa, la Personalidad de Dios. Luego el Śrīmad-Bhāgavatam es la descripción perfecta que, de la sumamente perfecta Personalidad de Dios, ha hecho la supremamente perfecta personalidad Śrīla Vyāsadeva, el recopilador de los Vedas.