Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.11.10

Texto

gandhākṛti-sparśa-rasa-śravāṁsi
visarga-raty-arty-abhijalpa-śilpāḥ
ekādaśaṁ svīkaraṇaṁ mameti
śayyām ahaṁ dvādaśam eka āhuḥ

Palabra por palabra

gandha—olor; ākṛti—forma; sparśa—tacto; rasa—sabor; śravāṁsi—y sonido; visarga—evacuar; rati—relación sexual; arti—movimiento; abhijalpa—hablar; śilpāḥ—coger o soltar; ekādaśam—undécima; svīkaraṇam—aceptando como; mama—mío; iti—así; śayyām—este cuerpo; aham—yo; dvādaśam—duodécima; eke—algunos; āhuḥ—han dicho.

Traducción

El sonido, el tacto, la forma, el sabor y el olor son los objetos de los cinco sentidos de adquisición de conocimiento. El habla, el tacto, el movimiento, la evacuación y la relación sexual son los objetos de los sentidos de trabajo. Además de esto, existe otro concepto, mediante el cual pensamos: «Este es mi cuerpo, esta es mi sociedad, estas son mi familia y mi nación, etc.». Esa undécima función propia de la mente se denomina ego falso. Según algunos filósofos, esa función es la duodécima, y su campo de actividad es el cuerpo.

Significado

Los once elementos se corresponden con distintos objetos. Con la nariz podemos oler; con los ojos, ver; con los oídos, oír; de ese modo podemos adquirir conocimiento. De manera similar, también existen los karmendriyas, los sentidos para la acción: las manos, las piernas, los genitales, el recto, la boca, etc. El ego falso, cuando se expande, nos hace pensar: «Esto es mi cuerpo, mi familia, mi sociedad, mi país, etc.».