Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.11.9

Texto

ekādaśāsan manaso hi vṛttaya
ākūtayaḥ pañca dhiyo ’bhimānaḥ
mātrāṇi karmāṇi puraṁ ca tāsāṁ
vadanti haikādaśa vīra bhūmīḥ

Palabra por palabra

ekādaśa—once; āsan—hay; manasaḥ—de la mente; hi—ciertamente; vṛttayaḥ—actividades; ākūtayaḥ—sentidos para la acción; pañca—cinco; dhiyaḥ—sentidos para adquirir conocimiento; abhimānaḥ—el ego falso; mātrāṇi—distintos objetos de los sentidos; karmāṇi—distintas actividades materiales; puram ca—y el cuerpo, la sociedad, la nación, la familia o el lugar de nacimiento; tāsām—de esas funciones; vadanti—dicen; ha—¡oh!; ekādaśa—once; vīra—¡oh, héroe!; bhūmīḥ—campos de actividad.

Traducción

Hay cinco sentidos para la acción y cinco sentidos para adquirir conocimiento. También está el ego falso. De este modo, la mente cuenta con once elementos para sus funciones. ¡Oh, héroe!, los sabios eruditos estiman que los objetos de los sentidos [como el sonido y el tacto], las actividades orgánicas [como la evacuación], junto con las distintas clases de cuerpos, la sociedad, la amistad y la personalidad, son los campos de actividad para las funciones de la mente.

Significado

La mente es el controlador de los cinco sentidos para adquirir conocimiento y de los cinco sentidos para la acción. Cada sentido tiene su campo de actividad particular. El controlador o propietario es, en todos los casos, la mente. Por la acción del ego falso, creemos que somos el cuerpo y pensamos en términos de «mi cuerpo, mi casa, mi familia, mi sociedad, mi nación, etc.». Esas identificaciones falsas se deben a expansiones del ego falso. Esto nos hace pensar que somos tal o cual cosa. De este modo, la entidad viviente se enreda en la existencia material.