Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.7.50

Texto

śrī-bhagavān uvāca
ahaṁ brahmā ca śarvaś ca
jagataḥ kāraṇaṁ param
ātmeśvara upadraṣṭā
svayan-dṛg aviśeṣaṇaḥ

Palabra por palabra

śrī-bhagavān—el Señor Viṣṇu; uvāca—dijo; aham—Yo; brahmā—Brahmā; ca—y; śarvaḥ—el Señor Śiva; ca—y; jagataḥ—de la manifestación material; kāraṇam—causa; param—suprema; ātma-īśvaraḥ—la Superalma; upadraṣṭā—el testigo; svayam-dṛk—autosuficiente; aviśeṣaṇaḥ—no hay diferencia.

Traducción

El Señor Viṣṇu respondió: Brahmā, el Señor Śiva y Yo somos la causa suprema de la manifestación material. Yo soy la Superalma, el testigo autosuficiente. Pero desde el punto de vista impersonal no hay diferencia entre Brahmā, el Señor Śiva y Yo.

Significado

El Señor Brahmā nació del cuerpo trascendental del Señor Viṣṇu, y el Señor Śiva nació del cuerpo de Brahmā. Por lo tanto, el Señor Viṣṇu es la causa suprema. También en los Vedas se afirma que al principio solo existía Viṣṇu, Nārāyaṇa; Brahmā y Śiva no existían. Śaṅka rācā rya confirma la misma idea: nārāyaṇaḥ paraḥ. Nārāyaṇa, el Señor Viṣṇu, es el origen, y Brahmā y Śiva se manifiestan después de la creación. El Señor Viṣṇu es ātmeśvara, la Superalma que está en el corazón de todos. Bajo Su dirección, todo se sugiere desde dentro. Por ejemplo, al principio del Śrīmad-Bhāgavatam se afirma: tene brahma hṛdā: Primero educó al Señor Brahmā desde dentro.

En el Bhagavad-gītā (10.2), el Señor Kṛṣṇa afirma: aham ādir hi devānām: El Señor Viṣṇu, Kṛṣṇa, es el origen de los semidioses, entre quienes están el Señor Brahmā y el Señor Śiva. En otro pasaje del Bhagavad-gītā (10.8), Kṛṣṇa afirma: ahaṁ sarvasya prabhavaḥ: «De Mí se genera todo», lo cual incluye a todos los semidioses. De manera similar, en el Vedānta-sūtra: janmādy asya yataḥ. Y la afirmación de los Upaniṣads es: yato vā imāni bhūtāni jāyante. Todo se genera a partir del Señor Viṣṇu, Él lo mantiene todo, y Él lo destruye todo mediante Su energía. Por lo tanto, las energías que vienen de Él crean las manifestaciones cósmicas y disuelven la creación entera con sus acciones y reacciones. El Señor es, pues, tanto la causa como el efecto. Todos los efectos que vemos son la interacción de Su energía; como la energía se genera a partir de Él, Él es tanto la causa como el efecto. Todo es, al mismo tiempo, igual y diferente. Se dice que todo es Brahman: sarvaṁ khalv idaṁ brahma. Desde el punto de vista más elevado, no hay nada más allá del Brahman, y por lo tanto, es cierto que el Señor Brahmā y el Señor Śiva no son diferentes de Él.