Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.7.49

Texto

bhagavān svena bhāgena
sarvātmā sarva-bhāga-bhuk
dakṣaṁ babhāṣa ābhāṣya
prīyamāṇa ivānagha

Palabra por palabra

bhagavān—el Señor Viṣṇu; svena—con Su propia; bhāgena—con la parte; sarva-ātmā—la Superalma de todas las entidades vivientes; sarva-bhāga-bhuk—el disfrutador del resultado de todo sacrificio; dakṣam—a Dakṣa; babhāṣe—dijo; ābhāṣya—dirigiéndose; prīyamāṇaḥ—estando satisfecho; iva—como; anagha—¡oh, Vidura, tú que estás libre de pecado!

Traducción

Maitreya continuó: Mi querido Vidura, ¡oh, tú, que estás libre de pecado!, en realidad el Señor Viṣṇu es el disfrutador del resultado de todos los sacrificios. Aun así, Se satisfizo con aceptar únicamente la parte de las ofrendas de sacrificio que le correspondía, pues Él es la Superalma de todas las entidades vivientes. Así pues, Se dirigió a Dakṣa con una agradable actitud.

Significado

En el Bhagavad-gītā (5.29), se dice: bhoktāraṁ yajña-tapasām: El Señor Viṣṇu, Kṛṣṇa, es el disfrutador supremo de los resultados de todos los sacrificios, austeridades y penitencias; Viṣṇu es el objetivo final de toda ocupación. La persona que no sepa esto, está desorientada. Como Suprema Personalidad de Dios, Viṣṇu no necesita nada de nadie. Está satisfecho en Sí mismo y es autosuficiente, pero Su amistosa actitud hacia las entidades vivientes Le lleva a aceptar las ofrendas de yajña. Cuando Le ofrecieron Su parte de los resultados del sacrificio, Se mostró muy complacido. En el Bhagavad-gītā (9.26), se dice: patraṁ puṣpaṁ phalaṁ toyaṁ yo me bhaktyā prayacchati: Cuando algún devoto Le ofrece con amor y afecto una insignificante hoja, una flor o agua, el Señor lo acepta y Se siente complacido. A pesar de ser autosuficiente y no necesitar nada de nadie, acepta esas ofrendas, pues Él es la Superalma y Su actitud es muy amistosa con todas las entidades vivientes. También es significativo el hecho de que Él no codicia la parte que corresponde a otros. Los resultados del yajña se reparten entre los semidioses, el Señor Śiva, el Señor Brahmā y el Señor Viṣṇu. Él Se satisfizo con lo que Le correspondía, y no codició lo que correspondía a otros. Con ello indicó, de manera indirecta, que no Se sintió satisfecho con Dakṣa cuando trató de negarle su parte al Señor Śiva.

Maitreya se dirigió a Vidura diciendo que estaba libre de pecado, pues Vidura era un vaiṣṇava puro y nunca cometió la menor ofensa contra los semidioses. Aunque los vaiṣṇavas aceptan la supremacía del Señor Viṣṇu, no por ello ofenden a los semidioses, sino que les ofrecen el debido respeto. Los vaiṣṇavas consideran al Señor Śiva el mejor de los vaiṣṇavas. A un vaiṣṇava le es imposible ofender a los semidioses, y estos, que también son devotos inmaculados del Señor Viṣṇu, a su vez están complacidos con los vaiṣṇavas.