Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.19.3

Texto

yatra yajña-patiḥ sākṣād
bhagavān harir īśvaraḥ
anvabhūyata sarvātmā
sarva-loka-guruḥ prabhuḥ

Palabra por palabra

yatra—donde; yajña-patiḥ—el disfrutador de todos los sacrificios; sākṣāt—directamente; bhagavān—la Suprema Personalidad de Dios; hariḥ—el Señor Viṣṇu; īśvaraḥ—el controlador supremo; anvabhūyata—Se hizo visible; sarva-ātmā—la Superalma de todos; sarva-loka-guruḥ—el amo de todos los planetas, o el maestro de todos; prabhuḥ—el propietario.

Traducción

La Suprema Personalidad de Dios, el Señor Viṣṇu, está en forma de Superalma en el corazón de todos, y es el propietario de todos los planetas y el disfrutador del resultado de todos los sacrificios. Él estuvo personalmente presente en los sacrificios del rey Pṛthu.

Significado

En este verso es significativa la palabra sākṣāt. Pṛthu Mahārāja era una encarnación śaktyāveśa-avatāra del Señor Viṣṇu. En realidad, era una entidad viviente, pero adquirió poderes propios del Señor Viṣṇu. El Señor Viṣṇu, sin embargo, es directamente la Suprema Personalidad de Dios, de modo que pertenece a la categoría de viṣṇu-tattva, mientras que Mahārāja Pṛthu pertenecía a jīva-tattva. Viṣṇu-tattva se refiere a Dios, mientras que jīva-tattva se refiere a la parte integral de Dios. Śaktyāveśa-avatāra es una parte integral de Dios especialmente dotada de poder. En el verso se describe al Señor Viṣṇu con las palabras harir īśvaraḥ. El Señor es tan bondadoso que aparta de los devotos toda condición miserable. Por esa razón recibe el nombre de Hari. Se le describe con la palabra īśvara porque Él puede hacer todo lo que quiera. Él es el controlador supremo. El īśvara puruṣottama supremo es el Señor Kṛṣṇa, quien manifiesta Sus poderes de īśvara, es decir, de controlador supremo, cuando, en el Bhagavad-gītā (18.66), asegura a Su devoto: «Abandona toda clase de religión y sencillamente entrégate a Mí. Yo te liberaré de toda reacción pecaminosa. No temas». Si el devoto se entrega a Él, Él puede inmunizarlo de inmediato contra todas las reacciones de la vida pecaminosa. En este verso se describe al Señor con la palabra sarvātmā, que significa que Él está en el corazón de todos en forma de Superalma, siendo, por lo tanto, el maestro supremo de todos. Si somos lo bastante afortunados como para aprender las lecciones que el Señor Kṛṣṇa da en el Bhagavad-gītā, nuestras vidas conocerán el éxito de inmediato. Las instrucciones del Señor Kṛṣṇa son las mejores que puede recibir la sociedad humana.