Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.18.24

Texto

mainaṁ māyāvinaṁ dṛptaṁ
niraṅkuśam asattamam
ākrīḍa bālavad deva
yathāśīviṣam utthitam

Palabra por palabra

mā—no; enam—a él; māyā-vinam—experto en estratagemas; dṛptam—arrogante; niraṅkuśam—autosuficiente; asat-tamam—sumamente malvado; ākrīḍa—juega con; bāla-vat—como un niño; deva—¡oh, Señor!; yathā—como; āśīviṣam—una serpiente; utthitam—excitada.

Traducción

Brahmā prosiguió: Mi querido Señor, no es necesario que juegues con este demonio serpentino, que es siempre muy experto en estratagemas, y es arrogante, autosuficiente y sumamente malvado.

Significado

A nadie le sabe mal que se mate a una serpiente. Entre niños, en los pueblos, es práctica común capturar una serpiente por la cola, jugar con ella un cierto tiempo y, después, matarla. Análogamente, el Señor pudo haber matado al demonio inmediatamente, pero jugó con Él del mismo modo que un niño juega con una sepiente antes de matarla. Brahmā, sin embargo, rogó que, como el demonio era más maligno e indeseable que una serpiente, no había necesidad de jugar con él. Su deseo era que se le matase al momento, sin más demora.