Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 9.14.44-45

Texto

sthālī-sthānaṁ gato ’śvatthaṁ
śamī-garbhaṁ vilakṣya saḥ
tena dve araṇī kṛtvā
urvaśī-loka-kāmyayā
urvaśīṁ mantrato dhyāyann
adharāraṇim uttarām
ātmānam ubhayor madhye
yat tat prajananaṁ prabhuḥ

Palabra por palabra

sthālī-sthānam—el lugar en que había dejado a Agnisthālī; gataḥ—ir allí; aśvattham—un árbol aśvattha; śamī-garbham—que crecía en el seno del árbol śamī; vilakṣya—al ver; saḥ—él, Purūravā; tena—de ese; dve—dos; araṇī—piezas de madera necesarias para encender un fuego de sacrificio; kṛtvā—hacer; urvaśī-loka-kāmyayā—con el deseo de elevarse al planeta en que se encontraba Urvaśī; urvaśīm—Urvaśī; mantrataḥ—con el canto del mantra preciso; dhyāyan—meditó en; adhara—inferior; araṇim—madera araṇi; uttarām—y la superior; ātmānam—él mismo; ubhayoḥ madhye—entre ambas; yat tat—aquello que (en lo que meditó); prajananam—como un hijo; prabhuḥ—el rey.

Traducción

Cuando el proceso del yajña fruitivo se manifestó en su corazón, el rey Purūravā regresó al lugar en que había abandonado a Agnisthālī. Allí se encontró con un árbol śamī de cuyo seno brotaba un árbol aśvattha. Entonces, con un trozo de madera de ese árbol preparó dos araṇis y comenzó a cantar mantras, deseoso de ir al planeta en que vivía Urvaśī. En su meditación, la araṇi inferior era Urvaśī, la superior, él mismo, y el trozo de madera intermedio, su hijo. De ese modo comenzó a encender un fuego.

Significado

En los yajñas védicos, el fuego no se encendía con simples cerillas o artilugios por el estilo. Para encender el fuego en los sacrificios védicos se utilizaban las araṇis, dos trozos de madera sagrada, que, al frotarlos con un tercero, producían fuego. Ese es el fuego necesario para la celebración de yajña. Si da resultado, el yajña satisfará el deseo de quien lo celebra. Así pues, Purūravā se valió del proceso de yajña para satisfacer sus deseos de disfrute, meditando en que la araṇī inferior era Urvaśī, la superior él mismo, y la intermedia su hijo. En relación con esto, Viśvanātha Cakravartī Ṭhākura cita un importante mantra védico: śamī-garbhād agniṁ mantha. Otro mantra semejante es: urvaśyām urasi purūravāḥ. Purūravā deseaba engendrar continuamente hijos en el vientre de Urvaśī. Su única ambición era realizar el acto sexual con Urvaśī y, como resultado, tener un hijo. En otras palabras, su corazón estaba tan lleno de lujuria que pensaba en Urvaśī incluso mientras celebraba el yajña, en lugar de pensar en el Señor del yajña, Yajñeśvara, el Señor Viṣṇu.