Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 7.10.24

Texto

śrī-nārada uvāca
prahrādo ’pi tathā cakre
pitur yat sāmparāyikam
yathāha bhagavān rājann
abhiṣikto dvijātibhiḥ

Palabra por palabra

śrī-nāradaḥ uvāca—Nārada Muni dijo; prahrādaḥ—Prahlāda Mahārāja; api—también; tathā—de ese modo;cakre—llevó a cabo; pituḥ—de su padre; yat—todas aquellas; sāmparāyikam—ceremonias rituales que se celebran tras la muerte; yathā—incluso como; āha—orden; bhagavān—la Suprema Personalidad de Dios;rājan—¡oh, rey Yudhiṣṭhira!; abhiṣiktaḥ—fue elevado al trono del reino; dvi-jātibhiḥ—por los brāhmaṇas allí presentes.

Traducción

Śrī Nārada Muni continuó: Así, cumpliendo la orden de la Suprema Personalidad de Dios, Prahlāda Mahārāja celebró las ceremonias rituales por su padre. Después, ¡oh, rey Yudhiṣṭhira!, ascendió al trono del reino de Hiraṇyakaśipu, conforme a las indicaciones de los brāhmaṇas.

Significado

Es esencial que la sociedad se divida en cuatro grupos: brāhmaṇaskṣatriyasvaiśyas, yśūdras. En este verso vemos que Prahlāda, a pesar de ser perfecto desde todos los puntos de vista, siguió las instrucciones de los brāhmaṇas que celebraron los rituales védicos. Por lo tanto, en la sociedad tiene que haber una clase de líderes muy inteligentes y bien versados en el conocimiento védico, que puedan guiar a toda la población en el seguimiento de los principios védicos. De ese modo, los hombres se elevarán paso a paso hasta el estado de máxima perfección y se capacitarán para regresar al hogar, de vuelta a Dios.