Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.20.18

Texto

tathā ghṛtodād bahiḥ krauñcadvīpo dvi-guṇaḥ sva-mānena kṣīrodena parita upakḷpto vṛto yathā kuśadvīpo ghṛtodena yasmin krauñco nāma parvata-rājo dvīpa-nāma-nirvartaka āste.

Palabra por palabra

tathā—así también; ghṛta-udāt—del océano de mantequilla clarificada; bahiḥ—por fuera; krauñca-dvīpaḥ—otra isla, que recibe el nombre de Krauñcadvīpa; dvi-guṇaḥ—el doble de ancha; sva-mānena—de la misma medida; kṣīra-udena—por un océano de leche; paritaḥ—por todas partes; upakḷptaḥ—rodeada; vṛtaḥ—rodeada; yathā—como; kuśa-dvīpaḥ—la isla de Kuśadvīpa;ghṛta-udena—por un océano de mantequilla clarificada; yasmin—en el cual; krauñcaḥ nāma—llamada Krauñca; parvata-rājaḥ—el rey de las montañas; dvīpa-nāma—el nombre de la isla; nirvartakaḥ—que da; āste—existe.

Traducción

Más allá del océano de mantequilla clarificada hay otra isla, Krauñcadvīpa, de 
1 600 000 yojanas [20 600 000 kilómetros] de ancho, es decir, el doble de ancha que el océano de mantequilla clarificada. Del mismo modo que Kuśadvīpa está rodeada por un océano de mantequilla clarificada, Krauñcadvīpa está rodeada por un océano de leche, tan ancho como la propia isla. En Krauñcadvīpa se levanta la gran montaña Krauñca, que da nombre a la isla