Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.2.17

Texto

śrī-śuka uvāca
iti lalanānunayāti-viśārado grāmya-vaidagdhyayā paribhāṣayā tāṁ vibudha-vadhūṁ vibudha-matir adhisabhājayām āsa.

Palabra por palabra

śrī-śukaḥ uvāca—Śukadeva Gosvāmī dijo; iti—así; lalanā—mujeres; anunaya—en conquistar; ati-viśāradaḥ—muy experto; grāmya-vaidagdhyayā—experto en satisfacer los deseos materiales; paribhāṣayā—con palabras escogidas; tām—a ella; vibudha-vadhūm—a la muchacha celestial; vibudha-matiḥ—Āgnīdhra, que tenía la inteligencia de los semidioses;adhisabhājayām āsa—conquistó el favor de.

Traducción

Śukadeva Gosvāmī continuó: Mahārāja Āgnīdhra, que tenía la inteligencia de los semidioses, conocía el arte de adular a las mujeres para ponerlas de su parte. De ese modo complació a aquella muchacha celestial con sus lujuriosas palabras y conquistó su favor.

Significado

Como devoto que era, el rey Āgnīdhra no sentía verdadera atracción por el disfrute material; sin embargo, como deseaba una esposa para tener descendientes y el Señor Brahmā le había enviado a Pūrvacitti con ese objeto, fue muy experto en complacerla con palabras de adulación. A las mujeres les gusta que los hombres las halaguen. Del hombre experto en ese arte se dice que es vidagdha.