Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.13.19

Texto

ataḥ kathañcit sa vimukta āpadaḥ
punaś ca sārthaṁ praviśaty arindama
adhvany amuṣminn ajayā niveśito
bhramañ jano ’dyāpi na veda kaścana

Palabra por palabra

ataḥ—de esto; kathañcit—de alguna forma; saḥ—él; vimuktaḥ—liberado; āpadaḥ—del peligro; punaḥ ca—de nuevo; sa-artham—se interesa por esa vida; praviśati—comienza; arim-dama—¡oh, rey, aniquilador de los enemigos!; adhvani—en el sendero del disfrute; amuṣmin—eso; ajayā—por la influencia de la energía ilusoria; niveśitaḥ—absorta; bhraman—viajar;janaḥ—el alma condicionada; adya api—incluso hasta el momento de la muerte; na veda—no entiende; kaścana—nada.

Traducción

¡Oh, Mahārāja Rahūgaṇa, aniquilador del enemigo!, el alma condicionada, si de alguna forma logra salir de esa peligrosa posición, de nuevo regresa a su hogar para disfrutar de la vida sexual, pues esa es la naturaleza del apego. Así, bajo el hechizo de la energía material del Señor, continúa deambulando por el bosque de la existencia material. No descubre su verdadero interés ni siquiera en el momento de la muerte.

Significado

Así es la vida material. La persona cautivada por la atracción sexual se enreda tanto que no puede entender el verdadero objetivo de la vida. Por eso el Śrīmad-Bhāgavatam (7.5.31), dice: na te viduḥ svārtha-gatiṁ hi viṣṇum: Por lo general, la gente no entiende el objetivo supremo de la vida. Como se afirma en los Vedas: oṁ tad viṣṇoḥ paramaṁ padaṁ sadā paśyanti sūrayaḥ: Los que son avanzados en el terreno espiritual simplemente contemplan los pies de loto deViṣṇu. El alma condicionada, sin embargo, no tiene interés en revivir su relación con Viṣṇu, y por consiguiente se deja atraer por las actividades materiales y permanece cautiva perpetuamente, descarriada por líderes falsos.