Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.29.6

Texto

sakhāya indriya-gaṇā
jñānaṁ karma ca yat-kṛtam
sakhyas tad-vṛttayaḥ prāṇaḥ
pañca-vṛttir yathoragaḥ

Synonyms

sakhāyaḥ — los amigos; indriya-gaṇāḥ — los sentidos; jñānam — conocimiento; karma — actividad; ca — también; yat-kṛtam — hecho con los sentidos; sakhyaḥ — amigas; tat — de los sentidos; vṛttayaḥ — ocupaciones; prāṇaḥ — aire vital; pañca-vṛttiḥ — con cinco procesos; yathā — como; uragaḥ — la serpiente.

Translation

Los cinco sentidos para la acción y los cinco sentidos para adquirir conocimiento son los amigos de Purañjanī. La entidad viviente cuenta con la ayuda de esos sentidos para adquirir conocimiento y para ocuparse en actividades. Las ocupaciones de los sentidos son las amigas de Purañjanī, y la serpiente, de la que se ha dicho que tiene cinco cabezas, es el aire vital que actúa en cinco procesos circulatorios.

Purport

kṛṣṇa-bahirmukha hañā bhoga-vāñchā kare
nikaṭa-stha māyā tāre jāpaṭiyā dhare

(Prema-vivarta)

Debido a su deseo de disfrutar del mundo material, la entidad viviente se viste con los cuerpos materiales denso y sutil, y de esa forma recibe la oportunidad de disfrutar de los sentidos. Por lo tanto, los sentidos son los instrumentos para disfrutar del mundo material; esa es la razón de que para referirse a ellos se haya dicho que son amigos. A veces, por haber cometido demasiadas actividades pecaminosas, la entidad viviente no recibe un cuerpo material denso, sino que queda flotando en el plano sutil. Eso es lo que se denomina vida de fantasma. Al carecer de un cuerpo denso, esa entidad viviente crea muchos problemas con su cuerpo sutil. Para los que viven en un cuerpo denso, la presencia de un fantasma es algo horrible. Como se afirma en el Bhagavad-gītā (15.10):

utkrāmantaṁ sthitaṁ vāpi
bhuñjānaṁ vā guṇānvitam
vimūḍhā nānupaśyanti
paśyanti jñāna-cakṣuṣaḥ

«Los necios no pueden entender que una entidad viviente pueda abandonar el cuerpo, ni pueden entender la clase de cuerpo de que disfruta bajo el hechizo de las modalidades de la naturaleza. Pero aquel que tiene los ojos del conocimiento puede ver todo eso».

La entidad viviente está flotando en el aire vital, que actúa de varias formas distintas para su circulación. Están prāṇa, apāna, udāna, vyāna y samāna, y debido a esas cinco clases de circulación, el aire vital se compara con una serpiente de cinco cabezas. El alma pasa a través del kuṇḍalinī-cakra como una serpiente que se arrastra por el suelo. El aire vital se compara a uraga, la serpiente. Pañca-vṛtti es el deseo de satisfacer los sentidos, que se sienten atraídos por cinco objetos de los sentidos: la forma, el sabor, el sonido, el olor y el tacto.