Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.17.28

Texto

evaṁ manyumayīṁ mūrtiṁ
kṛtāntam iva bibhratam
praṇatā prāñjaliḥ prāha
mahī sañjāta-vepathuḥ

Palabra por palabra

evam—de este modo; manyu-mayīm—muy iracunda; mūrtim—forma; kṛta-antam—la personificación de la muerte, Yamarāja; iva—como; bibhratam—poseyendo; praṇatā—se rindió; prāñjaliḥ—con las manos juntas; prāha—dijo; mahī—el planeta Tierra; sañjāta—levantada; vepathuḥ—temblor en su cuerpo.

Traducción

En ese momento, Pṛthu Mahārāja era exactamente como Yamarāja, y todo su cuerpo manifestaba una gran ira. En otras palabras, era la personificación de la ira. Después de oírle, el planeta Tierra empezó a temblar. Ella se rindió, y juntando las manos, dijo las siguientes palabras.

Significado

Para los malvados, la Suprema Personalidad de Dios es la personificación de la muerte, y para los devotos es el Señor, el supremo amado. En el Bhagavad-gītā (10.34), el Señor dice: mṛtyuḥ sarva-haraś cāham: «Yo soy la muerte que todo lo devora». Los no creyentes, que carecen de fe y desafían a Dios cuando aparece, se liberarán cuando la Suprema Personalidad de Dios Se les aparezca en la forma de la muerte. Cuando Hiraṇyakaśipu, por ejemplo, desafió la autoridad de la Suprema Personalidad de Dios, el Señor Se enfrentó con él en la forma de Nṛsiṁhadeva y lo mató. De manera similar, el planeta Tierra vio en Mahārāja Pṛthu a la personificación de la muerte, y le vio también en la actitud de la personificación de la ira. Todo ello la hizo temblar. Nadie, en ninguna circunstancia, puede desafiar la autoridad de la Suprema Personalidad de Dios. Es mejor rendirse ante Él y aceptar siempre Su protección.