Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 10.3.13

Texto

śrī-vasudeva uvāca
vidito ’si bhavān sākṣāt
puruṣaḥ prakṛteḥ paraḥ
kevalānubhavānanda-
svarūpaḥ sarva-buddhi-dṛk

Palabra por palabra

śrī-vasudevaḥ uvāca—Śrī Vasudeva oró; viditaḥ asi—ahora tengo plena conciencia de Ti; bhavān—Tu Señoría; sākṣāt—directamente; puruṣaḥ—la Persona Suprema; prakṛteḥ—a la naturaleza material; paraḥ—trascendental, más allá de todo lo material; kevala-anubhava-ānanda-svarūpaḥ—Tu forma es sac-cid-ānanda-vigraha, y todo el que llega a percibirte se llena de bienaventuranza trascendental; sarva-buddhi-dṛk—el observador supremo, la Superalma, la inteligencia de todos.

Traducción

Vasudeva dijo: Mi Señor, Tú eres la Persona Suprema. Tú estás más allá de la existencia material y eres la Superalma. Tu forma se puede percibir mediante el conocimiento trascendental, gracias al cual se puede entender que eres la Suprema Personalidad de Dios. Ahora comprendo Tu posición perfectamente.

Significado

En el corazón de Vasudeva surgieron a la vez el cariño por su hijo y el conocimiento de la naturaleza trascendental del Señor Supremo. Al principio, Vasudeva pensaba: «¡Qué hermoso es este niño que acaba de nacer! Lo malo es que ahora vendrá Kaṁsa y Le matará». Pero cuando se dio cuenta de que no se trataba de un niño corriente, sino de la Suprema Personalidad de Dios, se liberó de todo temor. Considerando que su hijo era el Señor Supremo, maravilloso en todo, comenzó a ofrecerle oraciones apropiadas para el Señor Supremo. Completamente libre del temor a las atrocidades de Kaṁsa, veía al niño como el objeto de su cariño y, al mismo tiempo, de su adoración y de sus plegarias.