Skip to main content

CC Antya-līlā 1.158

Texto

su-gandhau mākanda-prakara-makarandasya madhure
vinisyande vandī-kṛta-madhupa-vṛndaṁ muhur idam
kṛtāndolaṁ mandonnatibhir anilaiś candana-girer
mamānandaṁ vṛndā-vipinam atulaṁ tundilayati

Palabra por palabra

su-gandhau—en la fragancia; mākanda-prakara—de los racimos de capullos de mango; makarandasya—de la miel; madhure—dulce; vinisyande—en el rezumar; vandī-kṛta—agrupados; madhupa-vṛndam—abejorros; muhuḥ—una y otra vez; idam—éste; kṛta-andolam—agitado; manda-unnatibhiḥ—que se mueve suavemente; anilaiḥ—por las brisas; candana-gireḥ—de los montes Malayas; mama—Mío; ānandam—placer; vṛndā-vipinam—el bosque de Vṛndāvana; atulam—mucho; tundilayati—aumenta cada vez más.

Traducción

«“La miel, dulce y fragante, que rezuma de los capullos de mango recién brotados atrae una y otra vez enjambres de abejorros, y el bosque se estremece en las suaves brisas que vienen de los montes Malayas, rebosantes de sándalos. De ese modo, el bosque de Vṛndāvana hace aumentar Mi placer trascendental.”

Significado

En este verso del Vidagdha-mādhava (1.23), el propio Señor Kṛṣṇa es quien habla.