Skip to main content

CC Ādi-līlā 17.123

Texto

mṛdaṅga-karatāla saṅkīrtana-mahādhvani
‘hari’ ‘hari’ — dhvani vinā anya nāhi śuni

Palabra por palabra

mṛdaṅga — tambor; karatāla — címbalos de mano; saṅkīrtana — canto del santo nombre del Señor; mahā-dhvani — gran vibración; hari — el Señor; hari — el Señor; dhvani — sonido; vinā — excepto; anya — otro; nāhi — no; śuni — se puede oír.

Traducción

Y cuando el movimiento de saṅkīrtana comenzó, nadie en Navadvīpa podía oír otro sonido que las palabras «¡Hari! ¡Hari!» y el batir de las mṛdaṅgas y el tañido de los címbalos.

Significado

La Asociación Internacional para la Conciencia de Kṛṣṇa tiene ahora su centro mundial en Navadvīpa, Māyāpur. Los directores de ese centro deben encargarse de que veinticuatro horas al día se canten los santos nombres del mahā-mantra Hare Kṛṣṇa, y también el haraye namaḥ, kṛṣṇa yādavāya namaḥ, porque ésta era una de las canciones favoritas de Śrī Caitanya Mahāprabhu. Pero todo ese saṅkīrtana debe estar precedido por el canto de los santos nombres de los cinco tattvas: śrī-kṛṣṇa-caitanya prabhu nityānanda śrī-advaita gadādhara śrīvāsādi-gaura-bhakta-vṛnda. Ya estamos acostumbrados a cantar esos dos mantras: śrī-kṛṣṇa-caitanya prabhu nityānanda śrī-advaita gadādhara śrīvāsādi-gaura-bhakta-vṛnda, y Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa, Kṛṣṇa Kṛṣṇa, Hare Hare/ Hare Rāma, Hare Rāma, Rāma Rāma, Hare Hare. Ahora, además de cantar esos dos mantras, deben añadirse, sobre todo en Māyāpur, las otras dos líneas: haraye namaḥ, kṛṣṇa yādavāya namaḥ / gopāla govinda rāma śrī-madhusūdana. El canto de esas seis líneas debe ejecutarse tan perfectamente que nadie pueda oír ninguna otra vibración más que la del canto de los santos nombres del Señor. Esto hará que el centro sea perfecto espiritualmente.