Skip to main content

CC Ādi-līlā 17.103

Texto

āra dine jyotiṣa sarva-jña eka āila
tāhāre sammāna kari’ prabhu praśna kaila

Palabra por palabra

āra dine — otro día; jyotiṣa — un astrólogo; sarva-jña — que lo sabe todo; eka — uno; āila — fue allí; tāhāre — a él; sammāna kari’ — ofreciendo todo honor; prabhu — el Señor; praśna — pregunta; kaila — hizo.

Traducción

Otro día, llegó un astrólogo con fama de saberlo todo [pasado, presente y futuro]. Entonces Śrī Caitanya Mahāprabhu le recibió con todos los honores, y le hizo la siguiente pregunta.

Significado

Los brāhmaṇas generalmente solían ser astrólogos, médicos āyur-védicos, maestros y sacerdotes. Aunque fuesen muy instruidos y respetables, esos brāhmaṇas iban de puerta en puerta distribuyendo sus conocimientos. Ante todo, el brāhmaṇa iba a casa de un jefe de familia para informar sobre las ceremonias que debían celebrarse en una determinada fecha o tithi, pero si había algún enfermo en la familia, los miembros de esa familia consultaban al brāhmaṇacomo médico, y el brāhmaṇa daba instrucciones y alguna medicina. Con frecuencia, como los brāhmaṇas eran expertos en astrología, la gente también les hacía muchas preguntas sobre su pasado, presente y futuro.

Aunque el brāhmaṇa se presentó en casa de Śrī Caitanya como un mendigo, Śrī Caitanya Mahāprabhu le recibió con gran respeto, porque era un brāhmaṇa competente que conocía a la perfección la ciencia de la astrología. Aunque los brāhmaṇas iban de puerta en puerta igual que los mendigos, se les honraba como a invitados muy respetables. Así era el sistema en la sociedad hindú hace quinientos años, en tiempos de Caitanya Mahāprabhu. Incluso hace cien años aún era vigente; incluso hace cincuenta o sesenta años, cuando éramos niños, esos brāhmaṇas visitaban a los jefes de familia como humildes mendigos, y la gente se beneficiaba mucho de la misericordia de tales brāhmaṇas. El mayor de esos beneficios era que el jefe de familia podía ahorrar mucho dinero que hubiera gastado en facturas de doctores, porque los brāhmaṇas, además de explicar el pasado, presente y futuro, por lo general podían curar toda clase de enfermedades sólo con dar algunas instrucciones y alguna medicina. De manera que nadie estaba privado del beneficio de un excelente doctor, astrólogo o sacerdote. Los miembros importantes de ISKCON deberían poner mucha atención en nuestra escuela de Dallas, en la que se enseña a los niños inglés y sánscrito para que sean brāhmaṇas perfectos. Si realmente se les enseña a ser brāhmaṇas perfectos, podrán salvar a la sociedad de granujas y rufianes; en verdad, la gente puede vivir feliz bajo la protección de brāhmaṇas competentes. Por eso, la Bhagavad-gītā (4.13) hace especial hincapié en la división de la sociedad (cātur-varṇyaṁ mayā sṛṣṭaṁ guṇa-karma-vibhāgaśaḥ). Desafortunadamente, hoy en día hay quien pretende ser brāhmaṇa únicamente por derecho de nacimiento, sin tener las cualidades necesarias. Como consecuencia, la sociedad entera es un caos.