Skip to main content

Śrī caitanya-caritāmṛta Ādi-līlā 17.104

Texto

ke āchiluṅ āmi pūrva janme kaha gaṇi’
gaṇite lāgilā sarva-jña prabhu-vākya śuni’

Synonyms

ke āchiluṅ āmi — quién era Yo; pūrva-janme — en Mi nacimiento anterior; kaha — por favor, di; gaṇi’ — mediante tus cálculos astrológicos; gaṇite — a calcular; lāgilā — comenzó; sarva-jña — un hombre que conoce el pasado, el presente y el futuro; prabhu-vākya — las palabras del Señor Caitanya; śuni’ — al oír.

Translation

«Por favor, dígame quién era en Mi vida anterior —dijo el Señor—. Por favor, dígamelo mediante sus cálculos astrológicos.» Al oír las palabras del Señor, el astrólogo comenzó sus cálculos inmediatamente.

Purport

SIGNIFICADO: Por medio de la astrología se puede saber el pasado, el presente y el futuro. Los astrónomos occidentales modernos no conocen el pasado ni el futuro, ni pueden decir tampoco con exactitud nada sobre el presente. Aquí vemos, sin embargo, que tras oír la orden de Śrī Caitanya Mahāprabhu, el astrólogo comenzó inmediatamente sus cálculos. No estaba fanfarroneando; él sabía realmente cómo averiguar la vida pasada de alguien por medio de la astrología. Un tratado que aún existe, llamado la Bhṛgu-saṁhitā, expone un sistema por el cual cualquier persona puede saber inmediatamente lo que fue en el pasado y lo que será en el futuro. Los brāhmaṇas que iban de puerta en puerta como si fuesen mendigos tenían un perfecto dominio de ese vasto conocimiento. De manera que el conocimiento más elevado estaba fácilmente al alcance incluso del más pobre de la sociedad. El más pobre podía preguntar a un astrólogo sobre su pasado, presente y futuro, sin necesidad de acuerdos comerciales o pagos exorbitantes. El brāhmaṇa le procuraba todo el beneficio de su conocimiento sin pedir remuneración, y la persona pobre, como muestra de agradecimiento, le ofrecía un puñado de arroz o cualquier cosa que tuviese para satisfacerle. En una sociedad humana perfecta, el conocimiento perfecto de toda ciencia (médica, astrológica, eclesiástica, etc.) está al alcance incluso del más pobre, sin preocupaciones sobre el pago. En la actualidad, sin embargo, nadie puede tener justicia, tratamiento médico, ayuda astrológica o iluminación eclesiástica sin dinero, y, como la mayoría de la gente es pobre, están privados de los beneficios de todas estas grandes ciencias.