Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 8.24.49

Texto

na yat-prasādāyuta-bhāga-leśam
anye ca devā guravo janāḥ svayam
kartuṁ sametāḥ prabhavanti puṁsas
tam īśvaraṁ tvāṁ śaraṇaṁ prapadye

Synonyms

na — no; yat-prasāda — de la misericordia de la Suprema Personalidad de Dios; ayuta-bhāga-leśam — solo la diezmilésima parte; anye — otros; ca — también; devāḥ — incluso los semidioses; guravaḥ — los supuestos gurus; janāḥ — toda la población; svayam — personalmente; kartum — realizar; sametāḥ — todos juntos; prabhavanti — pueden tener la misma capacidad; puṁsaḥ — por la Suprema Personalidad de Dios; tam — a Él; īśvaram — a la Suprema Personalidad de Dios; tvām — a Ti; śaraṇam — refugio; prapadye — me entrego.

Translation

Ni todos los semidioses, ni los supuestos gurus, ni todas las demás personas, independiente o colectivamente, podrían ofrecer siquiera la diezmilésima parte de la misericordia que Tú ofreces. Por lo tanto, deseo refugiarme en Tus pies de loto.

Purport

SIGNIFICADO: Kāmais tais tair hṛta-jñānāḥ prapadyante 'nya-devataḥ: La gente, impulsada por sus deseos materiales, adora a los semidioses para obtener rápidamente resultados fruitivos. Por lo general, las personas no se hacen devotas del Señor Viṣṇu, pues el Señor Viṣṇu no actúa como criado de Su devoto. El Señor Viṣṇu nunca da a Su devoto una bendición que vaya a dar origen a la exigencia de nuevas bendiciones. Con la adoración de semidioses se pueden obtener resultados, pero, como se explica en el Bhagavad-gītāantavat tu phalaṁ teṣāṁ tad bhavaty alpa-medhasām: Todas las grandes bendiciones que se puedan recibir de los semidioses son temporales. Puesto que los semidioses mismos son temporales, sus bendiciones también lo son, y carecen de valor permanente. El conocimiento de quienes aspiran a esas bendiciones es escaso (tad bhavaty alpa-medhasām). No ocurre lo mismo con las bendiciones del Señor Viṣṇu. Por Su misericordia, podemos liberarnos por completo de la contaminación material e ir de regreso al hogar, de vuelta a Dios. Por lo tanto, las bendiciones de los semidioses no pueden compararse siquiera a una diezmilésima parte de las bendiciones del Señor. Es decir, no debemos tratar de obtener bendiciones de los semidioses y los falsos gurus. Debemos aspirar únicamente a la bendición de la Suprema Personalidad de Dios. En el Bhagavad-gītā (18.66), el Señor dice:

sarva-dharmān parityajya
mām ekaṁ śaraṇaṁ vraja
ahaṁ tvāṁ sarva-pāpebhyo
mokṣayiṣyāmi mā śucaḥ

«Abandona toda clase de religión y sencillamente entrégate a Mí. Yo te liberaré de toda reacción pecaminosa. No temas». Esa es la mayor de las bendiciones.