Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.9.48

Texto

kiṁ durāpaṁ mayi prīte
tathāpi vibudharṣabhāḥ
mayy ekānta-matir nānyan
matto vāñchati tattva-vit

Palabra por palabra

kim—qué; durāpam—difícil de obtener; mayi—cuando Yo; prīte—satisfecho; tathāpi—aún; vibudha-ṛṣabhāḥ—¡oh, tú, el mejor de los inteligentes semidioses!; mayi—en Mí; ekānta—fijada exclusivamente;matiḥ—cuya atención; na anyat—ningún otro; mattaḥ—que Yo; vāñchati—desea; tattva-vit—el que conoce la verdad.

Traducción

¡Oh, tú, el mejor de los inteligentes semidioses!, aunque sea cierto que nada es difícil de obtener para quien Me ha complacido, el devoto puro, cuya mente está fija exclusivamente en Mí, no Me pide nada, excepto la oportunidad de ocuparse en servicio devocional.

Significado

Cuando terminaron de ofrecer sus oraciones, los semidioses esperaban ansiosamente que su enemigo Vṛtrāsura fuese matado. Esto significa que los semidioses no son devotos puros. Cuando el Señor está complacido, se puede obtener todo lo que se desee sin la menor dificultad, pero los semidioses aspiraban a obtener beneficios materiales del hecho de haber complacido al Señor. El Señor deseaba que los semidioses orasen pidiendo servicio devocional puro, pero estos oraron por la oportunidad de matar a su enemigo. Esa es la diferencia entre el devoto puro y el devoto situado en el plano material. Indirectamente, el Señor lamentó que los semidioses no Le hubiesen pedido servicio devocional puro.