Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 6.1.32

Texto

ūcur niṣedhitās tāṁs te
vaivasvata-puraḥsarāḥ
ke yūyaṁ pratiṣeddhāro
dharma-rājasya śāsanam

Palabra por palabra

ūcuḥ—contestaron; niṣedhitāḥ—ante la prohibición; tān—a los mensajeros del Señor Viṣṇu; te—ellos; vaivasvata—de Yamarāja; puraḥ-sarāḥ—los asistentes o mensajeros; ke—quiénes; yam—todos ustedes; pratiṣed-dhāraḥ—que se enfrentan; dharma-rājasya—del rey de los principios religiosos, Yamarāja; śāsanam—la jurisdicción de su dominio.

Traducción

Ante esta prohibición, los mensajeros de Yamarāja, el hijo del dios del Sol, contestaron: Señores, ¿quiénes son, que tienen la osadía de desafiar la autoridad de Yamarāja?

Significado

Ajāmila, por sus actividades pecaminosas, se hallaba bajo la jurisdicción de Yamarāja, el juez supremo designado para sopesar los pecados de las entidades vivientes. Cuando se les prohibió tocar a Ajāmila, los enviados de Yamarāja se sorprendieron mucho, pues, en los tres mundos, jamás nadie les había impedido cumplir con su deber.