Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 5.14.22

Texto

karhi sma cit kāma-madhu-lavān vicinvan yadā para-dāra-para-drav-yāṇy avarundhāno rājñā svāmibhir vā nihataḥ pataty apāre niraye.

Palabra por palabra

karhi sma cit—a veces; kāma-madhu-lavān—gotitas de complacencia de los sentidos que es como la miel; vicinvan—buscar; yadā—cuando; para-dāra—la esposa de otro, o una mujer que no es su propia esposa; para-dravyāṇi—el dinero y las posesiones ajenas; avarundhānaḥ—considerándolo su propiedad personal; rājñā—por el gobierno; svāmibhiḥ vā—o por el esposo o familiares de la mujer; nihataḥ—severamente golpeado; patati—cae; apāre—ilimitadas; niraye—las condiciones infernales de vida (la prisión del gobierno para actividades criminales como la violación, el rapto o el robo de las propiedades ajenas).

Traducción

El alma condicionada a veces se siente atraída por la insignificante felicidad que se obtiene con la complacencia de los sentidos. Entonces tiene relaciones sexuales ilícitas, o roba las propiedades ajenas, arriesgándose a que el gobierno le detenga o a que el esposo o protector de la mujer le castiguen. Así, por un poco de satisfacción material, cae en una condición infernal y es encarcelado por violación, rapto, robo, etc.

Significado

Una característica de la vida material es que cuando el alma condicionada se entrega a la vida sexual ilícita, a los juegos de azar, al consumo de sustancias embriagantes y a comer carne, se encuentra continuamente en peligro. El consumo de carne y de sustancias embriagantes provoca una gran excitación de los sentidos, y el alma condicionada cae víctima de las mujeres. Para mantenerlas, necesita dinero, y para conseguirlo, mendiga, pide prestado o roba. Comete acciones verdaderamente abominables que le hacen sufrir tanto en esta vida como en la siguiente. Por lo tanto, las personas de tendencias espirituales o que siguen la senda de la iluminación espiritual deben poner fin a las prácticas sexuales ilícitas. Muchos devotos caen debido a la vida sexual ilícita. Los hay que roban dinero o incluso llegan a caer desde la orden de vida de renuncia. Después de haber recibido grandes honores, aceptan realizar trabajos de sirviente para ganarse el sustento, y viven como mendigos. Por eso en los śāstras se dice: yan maithunādi-gṛhamedhi-sukhaṁ hi tuccham: El materialismo está basado en la vida sexual, ya sea lícita o ilícita. La vida sexual es una fuente de peligros, incluso para los adictos a la vida familiar. La vida sexual, lícita o ilícita, trae grandes problemas. Bahu-duḥkha-bhāk: Cuando alguien se entrega a la vida sexual, le vienen muchísimas miserias. El sufrimiento en la vida material es cada vez mayor. Como el avaro que no sabe utilizar adecuadamente sus riquezas, el materialista no sabe emplear la forma humana. En lugar de utilizarla para la emancipación espiritual, usa el cuerpo para complacer los sentidos. Por eso se le llama avaro.