Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.8.22

Texto

tam eva vatsāśraya bhṛtya-vatsalaṁ
mumukṣubhir mṛgya-padābja-paddhatim
ananya-bhāve nija-dharma-bhāvite
manasy avasthāpya bhajasva pūruṣam

Palabra por palabra

tam—a Él; eva—también; vatsa—mi querido niño; āśraya—refúgiate; bhṛtya-vatsalam—de la Suprema Personalidad de Dios, que es muy bondadoso con Sus devotos; mumukṣubhiḥ—también por personas que desean la liberación; mṛgya—ser buscado; pada-abja—pies de loto; paddhatim—sistema; ananya-bhāve—en una situación completamente firme; nija-dharma-bhāvite—estar situado en la propia posición constitucional original; manasi—a la mente; avasthāpya—situando; bhajasva—continúa ejecutando servicio devocional; pūruṣam—a la Persona Suprema.

Traducción

Mi querido niño, tú también debes refugiarte en la Suprema Personalidad de Dios, que es muy bondadoso con Sus devotos. Las personas que buscan liberarse del ciclo de nacimientos y muertes, siempre se refugian en los pies de loto del Señor por medio del servicio devocional. Purificándote con la ejecución del deber que te corresponde, tienes que situar a la Suprema Personalidad de Dios en tu corazón y ocuparte siempre en Su servicio, sin desviarte ni por un momento.

Significado

El sistema de bhakti-yoga que la reina Sunīti ha explicado a su hijo es la vía reconocida para la comprensión de Dios. Todo el mundo puede continuar con los deberes propios de su ocupación, manteniendo al mismo tiempo a la Suprema Personalidad de Dios en el corazón. Esa es la misma instrucción que dio el Señor personalmente a Arjuna en el Bhagavad-gītā: «Sigue luchando, pero tenme siempre en tu mente». Ese debe ser el lema de toda persona honesta que busque la perfección del estado de conciencia de Kṛṣṇa. En relación con ello, la reina Sunīti hizo saber a su hijo que la Suprema Personalidad de Dios recibe el nombre de bhṛtya-vatsala, nombre que indica que Él es muy bondadoso con Sus devotos. Le dijo: «Insultado por tu madrastra, has venido a mí llorando, y yo no puedo hacer nada por ti. Pero Kṛṣṇa es tan bondadoso con Sus devotos que, si te diriges a Él, Él superará con su trato tierno y afectuoso toda la bondad de millones de madres como yo juntas. Allí donde todos fracasan, no pudiendo aliviar nuestro sufrimiento, Kṛṣṇa sí es capaz de ayudar al devoto». La reina Sunīti también subrayó que el proceso para acercarse a la Suprema Personalidad de Dios no es fácil, sino que Él es el objeto de la búsqueda de muchos grandes sabios muy avanzados en el sendero de la iluminación espiritual. La reina Sunīti señaló también con su instrucción que Dhruva Mahārāja no era más que un niño de cinco años, sin la menor posibilidad de purificarse siguiendo el sendero de karma-kāṇḍa. Pero con el sendero del bhakti-yoga, incluso un niño de menos de cinco años —o cualquier otra persona, de cualquier edad— puede purificarse. Esa es la importancia especial del bhakti-yoga. En consecuencia, le aconsejó que rechazase la adoración a los semidioses o cualquier otro proceso, y que se centrase en la Suprema Personalidad de Dios. Como resultado obtendría la perfección completa. Cuando situamos en el corazón a la Suprema Personalidad de Dios, todo resulta fácil y desemboca en el éxito.