Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.5.24

Texto

dṛṣṭvā saṁjñapanaṁ yogaṁ
paśūnāṁ sa patir makhe
yajamāna-paśoḥ kasya
kāyāt tenāharac chiraḥ

Palabra por palabra

dṛṣṭvā—habiendo visto; saṁjñapanam—para matar a los animales en el sacrificio; yogam—el artilugio; paśūnām—de los animales; saḥ—él (Vīrabhadra); patiḥ—el señor; makhe—en el sacrificio; yajamāna-paśoḥ—que era un animal en forma de director del sacrificio; kasya—de Dakṣa; kāyāt—del cuerpo; tena—con ese (instrumento); aharat—cortó; śiraḥ—la cabeza.

Traducción

Entonces vio en el recinto de sacrificio el artilugio de madera que se usaba para matar a los animales, y se sirvió de él para decapitar a Dakṣa.

Significado

En relación con esto, hay que señalar que el instrumento que se usaba para matar animales en el sacrificio no había sido diseñado como un medio para facilitar el consumo de carne. Se sacrificaba a los animales con la finalidad específica de darles una nueva vida mediante el poder del mantra védico. Se les sacrificaba para comprobar la fuerza de los mantras; los yajñas servían como comprobación de los mantras védicos. Incluso en la actualidad, los laboratorios de fisiología hacen pruebas en cuerpos de animales. De la misma manera, los animales sacrificados en el recinto sagrado servían para comprobar si la pronunciación de los himnos védicos por parte de los brāhmaṇas era correcta o no. En fin de cuentas, los animales sacrificados no salían perdiendo. Se sacrificaban unos cuantos animales viejos, que a cambio de sus cuerpos viejos recibirían otros nuevos. Esa era la prueba de los mantras védicos. En vez de emplear el aparato de madera para sacrificar animales, Vīrabhadra, ante el asombro de todos, lo utilizó para decapitar a Dakṣa.