Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.20.5

Texto

ataḥ kāyam imaṁ vidvān
avidyā-kāma-karmabhiḥ
ārabdha iti naivāsmin
pratibuddho ’nuṣajjate

Palabra por palabra

ataḥ—por lo tanto; kāyam—cuerpo; imam—este; vidvān—quien conoce; avidyā—por nesciencia; kāma—deseos; karmabhiḥ—y por actividades; ārabdhaḥ—creado; iti—de este modo; na—nunca; eva—ciertamente; asmin—a este cuerpo; pratibuddhaḥ—el que conoce; anuṣajjate—se apega.

Traducción

Quienes conocen plenamente el concepto corporal de la vida, que saben que el cuerpo está compuesto de nesciencia, deseos y actividades derivadas de la ilusión, no se apegan al cuerpo.

Significado

Como se explicó en el verso anterior, las personas de intelecto despierto (sudhiyaḥ) no se consideran el cuerpo. Como creación de la nesciencia, el cuerpo manifiesta dos tipos de actividades. Cuando, bajo la influencia del concepto corporal, pensamos que la complacencia de los sentidos puede ayudarnos, estamos en las garras de la ilusión. Otro tipo de ilusión consiste en pensar que seremos felices si tratamos de satisfacer los deseos que surgen del cuerpo ilusorio, o si logramos elevarnos hasta los sistemas planetarios superiores, o si realizamos distintas clases de rituales védicos. Todo ello es ilusión. De la misma forma, también son ilusorias las actividades materiales que buscan la emancipación política o social, y las actividades humanitarias realizadas con la idea de hacer feliz a la gente del mundo; son ilusorias porque su principio básico es el concepto corporal, que es ilusorio. Todo lo que deseemos o hagamos influenciados por el concepto corporal, es ilusorio. En otras palabras, el Señor Viṣṇu informó a Pṛthu Mahārāja de que, aunque la celebración de sacrificios sirve de ejemplo a la gente común, Mahārāja Pṛthu, a nivel personal, no tenía ninguna necesidad de ocuparse en esa clase de actividades. Como se confirma en el Bhagavad-gītā (2.45):

traiguṇya-viṣayā vedā
nistraiguṇyo bhavārjuna
nirdvandvo nitya-sattva-stho
niryoga-kṣema ātmavān

«Los Vedas tratan principalmente el tema de las tres modalidades de la naturaleza material. ¡Oh, Arjuna!, debes trascender esas tres modalidades. Libérate de todas las dualidades y de las ansias de ganancia y seguridad, y establécete en el ser».

Las celebraciones rituales que se recomiendan en los Vedas dependen principalmente de las tres modalidades de la naturaleza material. Arjuna, en consecuencia, recibió el consejo de trascender las actividades védicas; se le aconsejó que pusiese en práctica las actividades trascendentales del servicio devocional.