Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.14.29

Texto

maitreya uvāca
itthaṁ viparyaya-matiḥ
pāpīyān utpathaṁ gataḥ
anunīyamānas tad-yācñāṁ
na cakre bhraṣṭa-maṅgalaḥ

Palabra por palabra

maitreyaḥ uvāca—Maitreya dijo; ittham—de este modo; viparyaya-matiḥ—el que ha adquirido una inteligencia perversa; pāpīyān—muy pecaminoso; utpatham—del camino correcto; gataḥ—habiéndose ido; anunīyamānaḥ—habiéndosele ofrecido todo respeto; tat-yācñām—a las peticiones de los sabios; na—no; cakre—accedió; bhraṣṭa—despojado de; maṅgalaḥ—toda buena fortuna.

Traducción

El gran sabio Maitreya continuó: De esta forma perdió toda buena fortuna el rey, a quien la vida pecaminosa y el haberse desviado del camino correcto habían despojado de inteligencia. No pudo acceder a las peticiones que los sabios, con gran respeto, le habían presentado, y en consecuencia, fue condenado.

Significado

En verdad, los demonios no tienen ninguna fe en las palabras de las autoridades. Inventan sus propios principios religiosos y desobedecen a grandes personalidades como Vyāsa, Nārada, e incluso a la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa. Aquel que no obedece a la autoridad pierde de inmediato toda su buena fortuna y se vuelve muy pecaminoso. El rey estaba tan engreído y era tan impúdico, que se atrevió a faltar al respeto incluso a grandes personalidades santas, provocando con ello su propia ruina.