Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 4.12.42

Texto

yaḥ pañca-varṣo guru-dāra-vāk-śarair
bhinnena yāto hṛdayena dūyatā
vanaṁ mad-ādeśa-karo ’jitaṁ prabhuṁ
jigāya tad-bhakta-guṇaiḥ parājitam

Palabra por palabra

yaḥ—aquel que; pañca-varṣaḥ—a los cinco años de edad; guru-dāra—de la esposa de su padre; vāk-śaraiḥ—por las ásperas palabras; bhinnena—muy afligido; yātaḥ—se marchó; hṛdayena—debido a su corazón; dūyatā—muy apenado; vanam—al bosque; mat-ādeśa—siguiendo mi instrucción; karaḥ—actuando; ajitam—inconquistable; prabhum—a la Suprema Personalidad de Dios; jigāya—derrotó; tat—Su; bhakta—de devotos; guṇaiḥ—con las cualidades; parājitam—derrotado.

Traducción

El gran sabio Nārada continuó: He aquí que Dhruva Mahārāja, afligido por las ásperas palabras de su madrastra, se marchó al bosque cuando solo tenía cinco años de edad, y bajo mi guía, se sometió a austeridades. Aunque la Suprema Personalidad de Dios es inconquistable, Dhruva Mahārāja Lo derrotó con las cualidades específicas con que cuentan los devotos del Señor.

Significado

El Dios Supremo es inconquistable; nadie puede derrotar al Señor. Sin embargo, Él voluntariamente acepta subordinarse a las cualidades devocionales de Sus devotos. Por ejemplo, el Señor Kṛṣṇa aceptó subordinarse al control de madre Yaśodā, debido a que ella era una gran devota. Al Señor Le gusta someterse al control de Sus devotos. El Caitanya-caritāmṛta explica que todo el mundo se dirige al Señor y Le ofrece sublimes oraciones, pero al Señor no Le complacen tanto esas oraciones como el hecho de que un devoto, movido por el amor puro, Le reprenda como si fuera un subordinado. El Señor olvida Su gloriosa posición y Se somete voluntariamente a Su devoto puro. Dhruva Mahārāja conquistó al Señor Supremo porque a muy tierna edad, con solo cinco años, llevó a cabo todas las austeridades del servicio devocional. Por supuesto, para poner en práctica ese servicio devocional, siguió las directrices de un gran sabio, Nārada. Ese es el primer principio del servicio devocional: ādau gurv-āśrayam. Al principio hay que aceptar un maestro espiritual genuino; al devoto que sea tan estricto en seguir las instrucciones de su maestro espiritual como lo fue Dhruva Mahārāja con las de Nārada Muni, no le será difícil obtener el favor del Señor.

El resultado de adquirir todas las cualidades devocionales es el amor puro por Kṛṣṇa. Ese amor puro por Kṛṣṇa se puede obtener por el simple hecho de escuchar acerca de Kṛṣṇa. El Señor Caitanya admitió ese principio: si escuchamos con actitud sumisa el mensaje trascendental que trata de Kṛṣṇa o que fue hablado por Kṛṣṇa, poco a poco llegaremos a obtener la cualidad del amor puro, y ese amor puro nos permitirá conquistar al inconquistable. Los filósofos māyāvādīs aspiran a ser uno con el Señor Supremo, pero la posición del devoto es superior. El devoto, además de ser uno con el Señor, a veces llega a ser el padre, la madre o el amo del Señor. Arjuna, por ejemplo, hizo del Señor Kṛṣṇa su auriga; cuando ordenaba al Señor: «Lleva mi cuádriga hacia allí», el Señor cumplía su orden. Estos ejemplos nos muestran que el devoto puede adquirir la gloriosa posición de conquistar al inconquistable.