Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.9.26

Texto

maitreya uvāca
sva-sambhavaṁ niśāmyaivaṁ
tapo-vidyā-samādhibhiḥ
yāvan mano-vacaḥ stutvā
virarāma sa khinnavat

Palabra por palabra

maitreyaḥ uvāca—el gran sabio Maitreya dijo; sva-sambhavam—la fuente de su aparición; niśāmya—viendo; evam—de esa manera; tapaḥ—penitencia; vidyā—conocimiento; samādhibhiḥ—así como también mediante la concentración de la mente; yāvat—tanto como era posible; manaḥ—mente; vacaḥ—palabras; stutvā—habiendo orado; virarāma—calló; saḥ—él (Brahmā); khinna-vat—como si estuviera cansado.

Traducción

El sabio Maitreya dijo: ¡Oh, Vidura! Brahmā, después de observar la fuente de su aparición, es decir, la Personalidad de Dios, oró pidiendo Su misericordia, hasta donde su mente y sus palabras se lo permitieron. Habiendo orado de esa manera, calló, como si estuviera cansado debido a sus actividades de penitencia, conocimiento y concentración mental.

Significado

La iluminación de Brahmā en lo referente al conocimiento se debía al Señor que está situado en su corazón. Después de ser creado, Brahmā no pudo averiguar cuál era la fuente de su aparición, pero después de ejecutar penitencia y concentración mental pudo ver la fuente de su nacimiento, y de esa manera quedó iluminado a través de su corazón. El maestro espiritual externo y el maestro espiritual interno son ambos representaciones del Señor. A menos que uno se ponga en contacto con esa clase de representaciones genuinas, no puede declarar que es un maestro espiritual. Brahmā no tenía ninguna oportunidad de recibir la ayuda de un maestro espiritual externo, debido a que, en ese entonces, el propio Brahmā era la única criatura que había en el universo. Por consiguiente, el Señor, quedando satisfecho con las oraciones de Brahmā, le iluminó desde dentro acerca de todo.