Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.28.4

Texto

ahiṁsā satyam asteyaṁ
yāvad-artha-parigrahaḥ
brahmacaryaṁ tapaḥ śaucaṁ
svādhyāyaḥ puruṣārcanam

Synonyms

ahiṁsā — no violencia; satyam — veracidad; asteyam — abstenerse de robar; yāvat-artha — tanto como sea necesario; parigrahaḥ — poseer; brahmacaryam — celibato; tapaḥ — austeridad; śaucam — limpieza; sva-adhyāyaḥ — estudio de los Vedas; puruṣa-arcanam — adoración de la Suprema Personalidad de Dios.

Translation

Debe practicar la no violencia y la veracidad, no debe robar, y debe estar satisfecho con poseer lo que necesite para su manutención. Debe abstenerse de vida sexual, ejecutar austeridad, ser limpio, estudiar los Vedas y adorar la forma suprema de la Suprema Personalidad de Dios.

Purport

SIGNIFICADO: La palabra puruṣārcanam de este verso significa adorar a la Suprema Personalidad de Dios, especialmente la forma del Señor Kṛṣṇa. En el Bhagavad-gītā, Arjuna confirma que Kṛṣṇa es el puruṣa original, la Personalidad de Dios, puruṣaṁ śāśvatam. Por consiguiente, en la práctica del yoga no solamente hay que concentrar la mente en la persona de Kṛṣṇa; también hay que adorar diariamente la forma o Deidad de Kṛṣṇa.

El brahmacārī practica celibato, controlando su vida sexual. No se puede disfrutar de una vida sexual irrestricta y practicar yoga; eso es no tener vergüenza. Supuestos yogīs anuncian que podemos seguir disfrutando como queramos y, al mismo tiempo, volvernos yogīs, pero eso está completamente desautorizado. Aquí se explica muy claramente que hay que guardar celibato. Brahmacaryam significa llevar una vida simple en relación con el Brahman, una vida completamente consciente de Kṛṣṇa. Los que son demasiado adictos a la vida sexual, no pueden seguir las regulaciones que les volverán conscientes de Kṛṣṇa. La vida sexual debe limitarse a las personas casadas. La persona casada que restringe su vida sexual también recibe el nombre de brahmacārī.

La palabra asteyam también es muy importante para un yogī. Asteyam significa «abstenerse de robar». En el sentido más amplio, todo aquel que acumula más de lo que necesita es un ladrón. Según el comunismo espiritual, nadie puede poseer más de lo que necesita para su mantenimiento personal. Esa es la ley de la naturaleza. Cualquiera que acumule más dinero o más posesiones de las que necesita, es un ladrón, y el que simplemente acumula riquezas y no sacrifica ni adora a la Personalidad de Dios con ellas, es un gran ladrón.

Svādhyāyaḥ significa «leer las Escrituras védicas autorizadas». Incluso aquel que, sin ser consciente de Kṛṣṇa, practica el sistema de yoga, debe leer Escrituras védicas auténticas, para poder entender. La ejecución del yoga no es suficiente por sí sola. Narottama dāsa Ṭhākura, un gran devoto y ācārya de la Sampradāya Gauḍīya-Vaiṣṇava, dice que todas las actividades espirituales deben entenderse en función de tres fuentes: las personas santas, las Escrituras auténticas y el maestro espiritual. Esas tres guías son muy importantes para progresar en la vida espiritual. El maestro espiritual recomienda obras fidedignas para la práctica del yoga del servicio devocional, y, personalmente, basa todo lo que dice en referencias de las Escrituras. Por eso, para ejecutar yoga es necesario leer las Escrituras auténticas. Practicar yoga sin leer esas Escrituras no es más que una pérdida de tiempo.