Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.24.18

Texto

eṣa mānavi te garbhaṁ
praviṣṭaḥ kaiṭabhārdanaḥ
avidyā-saṁśaya-granthiṁ
chittvā gāṁ vicariṣyati

Palabra por palabra

eṣaḥ—la misma Suprema Personalidad de Dios; mānavi—¡oh, hija de Manu!; te—tu; garbham—vientre; praviṣṭaḥ—ha entrado; kaiṭabha-ardanaḥ—quien mató al demonio Kaiṭabha; avidyā—de ignorancia; saṁśaya—y de duda; granthim—el nudo; chittvā—cortando; gām—el mundo; vicariṣyati—Él viajará por.

Traducción

El Señor Brahmā dijo entonces a Devahūti: Mi querida hija de Manu, la misma Suprema Personalidad de Dios que mató al demonio Kaiṭabha está ahora en tu vientre. Él cortará todos los nudos de tu ignorancia y de tus dudas. Después viajará por todo el mundo.

Significado

Aquí es muy significativa la palabra avidyā. Avidyā significa olvido de la propia identidad. Cada uno de nosotros es un alma espiritual, pero hemos olvidado. Pensamos: «Yo soy este cuerpo». Eso se llama avidyā. Saṁśaya-granthi significa «dudas». El nudo de las dudas se ata cuando el alma se identifica con el mundo material. Ese nudo se denomina también ahaṅkāra, la unión de materia y espíritu. Con un conocimiento adecuado, que se recibe de las Escrituras en sucesión discipular, y con la apropiada aplicación de ese conocimiento, podemos liberarnos de esa combinación de materia y espíritu que nos ata. Brahmā le asegura a Devahūti que su hijo la iluminará, y que después de hacerlo viajará por todo el mundo, propagando el sistema de filosofía sāṅkhya.

La palabra saṁśaya significa «conocimiento dudoso». El conocimiento especulativo y el conocimiento seudo yóguico son completamente dudosos. En la actualidad, el así llamado sistema de yoga se practica considerando que si estimulamos los diversos centros de energía de nuestra estructura física, descubriremos que somos Dios. Los especuladores mentales piensan de modo similar, pero están llenos de dudas. El verdadero conocimiento se expone en el Bhagavad-gītā: «Sencillamente vuélvete consciente de Kṛṣṇa. Adora a Kṛṣṇa y hazte devoto de Kṛṣṇa». Eso es conocimiento verdadero, y cualquiera que siga ese sistema alcanzará la perfección, sin duda alguna.