Skip to main content

Śrīmad-bhāgavatam 3.16.24

Texto

tat te ’nabhīṣṭam iva sattva-nidher vidhitsoḥ
kṣemaṁ janāya nija-śaktibhir uddhṛtāreḥ
naitāvatā try-adhipater bata viśva-bhartus
tejaḥ kṣataṁ tv avanatasya sa te vinodaḥ

Palabra por palabra

tat—esa destrucción del sendero de lo auspicioso; te—a Ti; anabhīṣṭam—no gusta; iva—como; sattva-nidheḥ—el depositario de toda bondad; vidhitsoḥ—deseando hacer; kṣemam—bien; janāya—por la generalidad de la gente; nija-śaktibhiḥ—mediante Tus propias potencias; uddhṛta—destruido; areḥ—el factor oponente; na—no; etāvatā—con esto; tri-adhipateḥ—del propietario de los tres tipos de creaciones; bata—¡oh, Señor!; viśva-bhartuḥ—el sustentador del universo; tejaḥ—potencia; kṣatam—reducida; tu—pero; avanatasya—sumiso; saḥ—esto; te—Tuyo; vinodaḥ—placer.

Traducción

Querido Señor, Tú nunca quieres que se destruya el sendero auspicioso, pues eres el depositario de toda bondad. Solo para beneficiar a la generalidad de la gente, destruyes el factor maligno con Tu enorme potencia. Eres el propietario de las tres creaciones y el sustentador de la totalidad del universo. Es por eso que Tu comportamiento sumiso no reduce Tu potencia. Al contrario, con Tu sumisión exhibes Tus pasatiempos trascendentales.

Significado

Śrī Kṛṣṇa nunca ve rebajada Su posición por convertirse en un pastorcillo o por ofrecer respeto a Sudāmā Brāhmaṇa o a Sus demás devotos como Nanda Mahārāja, Vasudeva, Mahārāja Yudhiṣṭhira y Kuntī, la madre de los Pāṇḍavas. Todos sabían que Él era la Suprema Personalidad de Dios, Kṛṣṇa, y, a pesar de ello, Su comportamiento era ejemplar. La Suprema Personalidad de Dios es sac-cid-ānanda-vigraha: Su forma es completamente espiritual, llena de bienaventuranza y conocimiento, y es eterna. Como las entidades vivientes son Sus partes integrales, también ellas en origen participan de la misma cualidad de forma eterna que el Señor, pero cuando entran en contacto con māyā, la potencia material, su constitución existencial queda cubierta a causa del olvido. Este debe de ser nuestro ánimo al tratar de entender el advenimiento de Śrī Kṛṣṇa, como los Kumāras en las oraciones que Le dirigen. Él es eternamente un pastorcillo en Vṛndāvana, eternamente el líder de la batalla de Kurukṣetra, y eternamente el opulento príncipe de Dvārakā y el amante de las doncellas de Vṛndāvana; todas Sus facetas están llenas de significado, porque muestran a las almas condicionadas, que han olvidado su relación con el Señor Supremo, Sus verdaderas características. Él lo hace todo para que se beneficien. La fuerza que se desplegó en la batalla de Kurukṣetra por deseo de Kṛṣṇa y por intermedio de Arjuna también era necesaria, porque, cuando la gente se vuelve demasiado irreligiosa, se precisa fuerza. La no violencia en este contexto es falta de vergüenza.